Construyendo vínculos

vinculos

Dice un artículo publicado en la web de la Universidad de Princeton en EEUU que 4 de cada 10 bebés no se vinculan correctamente con sus padres. El estrés, la pobreza, la falta de estudios…según los investigadores estos factores afectan a la hora de vincularse con los hijos. Seguramente ninguna, o muy pocas madres españolas concibe criar un hijo sin besarlo, acariciarlo, acunarlo y en definitiva quererlo y hacerle mimos y la prueba es que para criar de esa otra forma desapegada aquí aún necesitamos que nos expliquen cómo en algún manual.

Vincularse con los progenitores, principalmente con la madre que es el primer referente del individuo (ya intraútero) es fundamental para la salud futura de cualquier persona, tanto física como emocional. La falta de vínculos genera individuos que gestionan mal el estrés en todas sus manifestaciones; depresivos, agresivos o enfermos. El ser humano es un animal gregario, probablemente el animal que construye relaciones más complejas en toda la Tierra, seguramente el animal que más necesita de otros de su especie, el animal social por excelencia, el que ha aprendido incluso a hablar para poder comunicarse.

Los partos naturales, las lactancias largas, el colecho, el porteo y por supuesto las palabras, las caricias, los besos y los abrazos favorecen neuroquímicamente la formación de vínculos gracias a neurotransmisores como la oxitocina, pero la realidad es que para construir relaciones con los hijos el único truco es el mismo que para construir relaciones con el resto de la gente: pasar tiempo con ellos, molestarse en observarlos, escucharlos, conocerlos, tocarlos y responder a sus necesidades. Desde que son bebés. Así de fácil.

Tiempo de calidad, que no consiste en organizar actividades complejas, ni originales, ni carísimas, ni espectaculares, ni nada. Tiempo de calidad, para aprender a entenderse, respetarse, abrazarse y quererse. A tratarse con cariño. No hay más.

Todo el que tengas. Todo el que necesites. A tu manera. Cuanto más mejor. El mejor truco para tener hijos felices es dedicarles tiempo. Y por supuesto amor.

Y no leer muchos artículos científicos 😉

Foto | MGD_Photography

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*