Consejos para aliviar la tos estas Navidades

246291664_c8be706a65

Llega la Navidad y todos estamos deseando disfrutar de las fiestas, pero tenemos niños y los niños tienen esa mala costumbre de ponerse malitos en los puentes, en las vacaciones o cuando hay algún evento especial. ¿Lo has notado? Llega el fin de semana largo y el niño con fiebre, tos y mocos. Adiós a los planes. También en Navidad.

Y si tienes un niño malito acabas de comprar todos los décimos para ponerte mala tú, que eso sí que es un problema. Si estar enfermo es un rollo siempre, aunque sea una cosa tan sencilla como un catarro, durante la Navidad el trastorno es máximo. ¡A ver cómo dejas a la familia sin cena de Nochebuena o sin uvas!, aparte de lo triste que es pasar las Navidades sola, sin tu cuñado tan gracioso. Bien, si no te gustan las fiestas (o tu cuñado) estar constipado es una buena excusa, pero si no quieres perderte el cordero de tu madre, el cotillón y sobre todo, la cara de felicidad de tus hijos, que son los que indudablemente más disfrutan en Navidad, lo que hay que hacer es cuidarse.

Para lidiar con la tos, los catarros y las gripes sólo hay que seguir unas simples recomendaciones. Los virus respiratorios se transmiten por el aire, pero también por las superficies; cuidar tu ambiente y tu sistema inmune son las dos premisas básicas para reducir el riesgo de acatarrarse en cualquier momento, también en Navidad. Hidratarse, lavarse las manos, evitar el tabaco y los ambientes contaminados, usar pañuelos desechables…Laboratorios BOIRON ha preparado un decálogo para prevenir las infecciones respiratorias en toda la familia. Pero además durante estas fiestas hay que tener un poco más de cuidado.

Intentar no acudir con los niños muy pequeños a centros comerciales, por lo menos en hora punta. Los bebés y los niños muy pequeños tienen el sistema inmune en pleno desarrollo y, al ser todavía inmaduro, se lo “cogen” literalmente todo, sobre todo si son de muy corta edad. Evitar que estén en contacto con muchas personas puede evitarnos más de un disgusto. En especial los bebés, que son tan bonitos y a todo el mundo le dan ganas de achucharlos, pero no es muy buena idea dejar que todo el mundo lo haga (y no sólo por los virus).

Si tienes un bebé muy pequeño explica a tus familiares que si están constipados es mejor que no se acerquen mucho. El consejo puede ser algo violento, pero los bebés pequeños tienen además de más riesgo de contagio, más probabilidades de complicaciones: un catarro de tu tía puede convertirse en una bronquiolitis recurrente en tu recién nacido y a veces es mejor prevenir que lamentar.

Recuerda que además la homeopatía es eficaz para el tratamiento de las patologías respiratorias, como gripes y catarros, y esl apta para toda la familia. No dudes en consultar a tu médico o farmacéutico, sobre todo si ya han aparecido los primeros síntomas, como tos, mocos, dolor de garganta, etc.

Foto | MikaS

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*