Conciertos para educación segregada

educación segregada

Segregar a los alumnos por su sexo me parece una de las peores opciones para la educación de los niños, y porque no pretendo hablar en términos absolutos.

Las personas viven en sociedad y educar según el sexo sólo sirve para marcar aún más las diferencias que la cultura impone. Nunca he pensado que hombres y mujeres sean iguales, al dismorfismo sexual es evidente, sobre todo cuando llega el momento de la maternidad, pero me niego a creer que a nivel intelectual seamos tan distintos. Que siempre haya sido la mejor de mi clase en mates puede ser uno de los motivos: se me daban las mates mucho mejor que a cualquiera de mis compañeros de clase, independientemente de sus niveles de testosterona, y eso no me convierte en un “marimacho”, sólo en una persona a la que se le daban bien las mates.

Etiquetar a los niños según su sexo, desde los tres o seis o diez años me parece aberrante pero también peligroso. Si hombres y mujeres tienen que vivir juntos (y no queda más remedio) los niños y las niñas tienen que aprender a hacerlo desde que nacen. Segregar por sexo, por mucho que quiera justificarse desde un punto de vista racional, sólo puede servir para crear una sociedad segregada por sexos. Porque los argumentos “científicos” que se manejan en estos casos son falsos. Hasta la fecha no hay forma humana de diferenciar sin error el componente biológico del componente cultural o el peso de cada uno de ellos que hace que hombres y mujeres seamos distintos en nuestro comportamiento, mucho menos en nuestras aptitudes “académicas”.

Y como me gusta tener razón, pues hoy traigo un artículo en el que el Tribunal Supremo me la da. Los colegios privados que decidan optar por la separación de alumnos por motivos de sexo no podrán recibir subvenciones estatales, es decir, pueden existir que para eso esto es un país libre, pero tendrán que financiarse de sus alumnos y nunca del Estado. Separar a los alumnos por sexo tal y como está el patio además es retrógrado y peligroso, no sólo para las mujeres; el machismo estructural que padecemos también afecta a los hombres.

Y mucho ojo, porque algunas comunidades autónomas han decidido que no van a acatar la resolución del Supremo. Considerando que además éste órgano no es de lo más progre que yo haya visto, ya os podéis imaginar cuales son y cuales son sus motivaciones.

El sistema en el que vivimos potencia las diferencias. La educación segregada no sirve más que para abundar en ello.

Foto | The_steve_cox

0
1

1 Comentario

  1. Lupita 28 Agosto 2012

    Normalmente son colegios cercanos al Opus Dei, que persiguen captar niños y niñas para entretenerlos en sus “clubes” con actividades super divertidas con el fin de que, cuando tengan la edad, se hagan numerarios o numerarias.
    Les conviene la educación separada por sexos para facilitar esto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*