Cómo tratar el bruxismo en niños

Cómo tratar el bruxismo en niños

El bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes de manera involuntaria.

Entre dos y tres niños de cada diez lo sufren en algún momento.

Suele aparecer cuando comienzan a salir los dientes de leche o en el proceso de cambio a la dentadura definitiva.

Puede ser diurno o nocturno, este último es el más frecuente y más difícil de controlar. Es más intenso en las primeras fases del sueño y cesa cuando éste es más profundo.

¿Cuáles son sus causas?

Hay causas anatómicas y psicológicas. Se produce el contacto anómalo entre los dientes de la arcada superior y la inferior.

También puede tener causas físicas como contracturas cervicales o dolor de cabeza persistente.

De todos modos parece ser que aspectos emocionales o psicológicos como el estrés o la ansiedad influyen de manera importante en la aparición de bruxismo.

¿Cuándo buscar ayuda?

En la mayoría de casos el problema se resuelve espontáneamente con el paso del tiempo, pero en ocasiones puede llegar a dañar la estructura de los dientes, provocar cefaleas, falta de sueño, dificultad para abrir la boca, o falta de concentración.

Estos casos requieren atención pediátrica, que nos indicará si necesitamos apoyo del dentista, un psicólogo o un fisioterapeuta.

¿Cómo tratarlo?

Dependiendo de la causa, propondremos:

– Ayuda psicológica si está relacionado con estrés o nerviosismo. Buscar la fórmula de disminuir la ansiedad, sobre todo a la hora de ir a dormir, ayudándole leyendo libros, contándole historias, haciendo que se sienta cómodo y pueda explicar lo que le preocupa.
– También pueden ayudar masajes relajantes.
– A veces hay que recurrir a férulas de descarga, son fundas protectoras que se colocan para dormir, y así evitar el desgaste de los dientes  y la sobrecarga muscular.

Otras veces el dentista puede realizar pequeños limados dentales, si la causa es mala posición,  u ortodoncias si hay deformidades del arco dental.

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de utilidad para ayudar a manejar la ansiedad, aliviar las contracturas musculares, y obtener un sueño reparador.

 

Elena Rosell Arnold

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*