Cómo hacer un calendario de Adviento

advent-calendar-11426_1920

Si te gustan las manualidades y además aprovechas cualquier cosa para que tus hijos aprendan un poco más de tradiciones, historia y cultura general, los calendarios de Adviento son una estupenda idea para hacer con niños en estas fechas.

El Adviento es la época que precede a la Navidad. Los calendarios de Adviento no son tradicionales en nuestro país, puesto que son una costumbre alemana del siglo XIX, pero suelen ser muy entrañables y a los niños les encantan. Los que se comercializan y pueden encontrarse ya en casi todos los supermercados suelen consistir en una especie de caja plana de carton decorada con motivos navideños y que tiene una ventana perforada por cada día de adviento, para abrir diariamente. Dentro de cada ventanita encuentras una sorpresa, casi siempre una chocolatina también inspirada en la Navidad.

Si eres de los mañosos, hacer un calendario de adviento puede servir además para pasar unas cuantas tardes entretenido antes de las fiestas. Y dejar volar la imaginación.

Bien, no tienes una caja de cartón plana y no puedes troquelar ventanitas. Pero ¿a que puedes conseguir cajas de cerillas? Desde el día 1 de diciembre, al 24, cada caja, envuelta en papel de regalo puede tener dentro cualquier sorpresa que se te ocurra, por ejemplo, un mensaje cariñoso para tus hijos – que además puede ayudarles a aprender a leer -, un dibujo hecho por ellos mismos, conchas de la playa, piedras de colores, caramelos…cualquier cosa vale.

Cajas de cerillas, botellas de champú de los hoteles, sobres, cucuruchos de cartulina, globos de colores, saquitos de tela, bolsas de papel…, todo sirve, con la única condición de que puedas hacer 24 y pegarles el número. Incluso rollos vacíos de papel higiénico. Sólo es necesario dejar salir toda tu creatividad. Y de paso aprovechas para reciclar.

¿No se te ocurre nada? Los calendarios de adviento hechos en casa se han puesto de moda en los últimos años. Tienes montones de ideas en Pinterest y en muchas otras webs. Son fáciles – todo lo fáciles que uno quiera – y a los peques les encanta. Cortar, pegar, pintar, colorear, envolver…manipular cosas los tiene entretenidos horas y horas, algo genial en las tardes frías de invierno.

¿Lo más difícil de hacer un calendario de Adviento? No abrir cada sorpresa antes de tiempo. Recuerda: una al día. No hagas trampa.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*