¿Comer cacahuetes los primeros años reduce el riesgo de alergia?

cacahuetes

Las alergias alimentarias son uno de los peores caballos de batalla de los padres y entre ellas la alergia a los frutos secos es, por su peligrosidad, una de las más peliagudas. Los frutos secos son una buena fuente de proteínas y vitaminas y contienen numerosos nutrientes importantes para la salud. No es excesivo imaginar que los frutos secos forman parte de la dieta del ser humano desde sus inicios, son un buen recurso energético y además están buenos, muy buenos. Por eso no es de extrañar que se usen en innumerables recetas alimentarias y que prácticamente todo alimento industrial contenta al menos trazas de frutos secos, en especial cacahuetes. Pero tienen el inconveniente de que pueden ser muy alergénicos.

Hasta ahora los frutos secos se introducían tarde en las dietas infantiles debido precisamente a su potencial alergénico, pero un estudio realizado con más de 500 niños en el Reino Unido, asegura ahora que introducirlos de forma temprana protege contra las alergias, incluso si después se dejan de comer. El estudio se realizó monitorizando a los niños hasta los seis años de edad, instruyéndolos para evitar el consumo de cacahuete entre los cinco y los seis años y concluyó que los niños que comieron más cacahuetes hasta los cinco años de edad tenían menos riesgos de padecer alergia a este alimento incluso después de dejar de consumirlo.

La alergia a los frutos secos afecta a un porcentaje de la población cada vez mayor y su presencia, aún en trazas, en casi todos los alimentos preparados convierte las comidas de los niños alérgicos en todo un reto. Este estudio sugiere que introducir los cacahuetes antes en la dieta tiene un efecto protector sobre las alergias, pero ¡ojo! los frutos secos tienen riesgo de ser aspirados por los niños muy pequeños y no han de ser consumidos enteros hasta que sepan masticar correctamente, lo que sucede no antes de los tres o cuatro años.

Así que ya tenemos un dato más. ¿Cuándo dar cacahuetes? Pues si hacemos caso de los expertos la edad idónea sería antes de los cinco, pero después de los tres y siempre con mucho cuidado. Eso sí, ya no es necesario evitar los alimentos que contienen trazas por miedo a las alergias cuando el niño es muy pequeño, porque aunque el estudio no ha determinado qué cantidad de frutos secos es la ideal puede que su consumo contribuya también a disminuir el riesgo de alergia.

Foto |  EuroMagic

Vía | Infosalus

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*