Bienvenidos a la temporada de anginas

anginas

Con el frío además de los típicos catarros del otoño entramos directamente en la temporada de anginas. La amigdalitis no es más que la inflamación de una o las dos amígdalas palatinas, esa especie de masa carnosa que se encuentra en el fondo de la boca, justo a cada lado de la garganta en la cavidad orofaríngea. Su función más importante es producir anticuerpos que luchan contra las infecciones bucales y del tracto respiratorio principalmente, además de inflamarse de vez en cuando para que no nos aburramos en invierno.

La amigdalitis es una de esas enfermedades propias de la infancia y que van disminuyendo en frecuencia con el crecimiento, desapareciendo casi prácticamente durante la adolescencia y la edad adulta. Pero si bien los mayores no tenemos anginas, como se suele llamar, muy frecuentemente, algunos niños pueden tener cierta predisposición a estar siempre malos de la garganta. En principio no es preocupante. La amigdalitis se caracteriza por inflamación de las anginas, enrojecimiento e irritación acompañados de dolor, sobre todo al tragar y fiebre. Si la inflamación es muy grande el peque puede sufrir también pérdida de apetito y malestar general debido a la fiebre.

La mayoría de las amigdalitis son víricas, es decir, no se curan con antibióticos. Si tu hijo tiene las anginas muy inflamadas, sobre todo si la fiebre es alta, o ves placas de pus conviene acudir al pediatra. Él te dirá si la amigdalitis es bacteriana y precisa tratamiento.

El tratamiento general es el común en la mayoría de las afecciones del tracto respiratorio alto, como los catarros: mucha hidratación – mejor con líquidos no muy calientes – y control de la fiebre y del malestar con antitérmicos o antiinflamatorios. Tu pediatra te recomendará qué medidas tomar.

En los bebés pequeños se puede producir un retroceso en la alimentación complementaria: como les cuesta tragar, prefieren beber biberón o tomar teta y comen menos, no te preocupes, es normal.

Recuerda además que la homeopatía te puede ayudar a pasar el mal trago, nunca mejor dicho. Los medicamentos homeopáticos son útiles para este tipo de afecciones y no se han descrito efectos secundarios relevantes asociados a su toma. Consulta con tu médico si tienes dudas. Y respira, ya queda menos para la primavera.

Foto | JackPease

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>