Aprender a convivir con perros

perros

El perro es el mejor amigo del hombre. Hay pocas cosas más adorables que un cachorrillo perruno que te mira a los ojos, disparando todos tus circuitos neuronales que inmediatamente se ponen a secretar oxitocina y dopamina. No puedes evitar enamorarte de ellos. Dan amor incondicional y, aunque lo llenan todo de pelos, los dueños de perros los suelen querer como si fueran miembros de la familia. Y la mayoría se lo merecen.

Los que tenemos perro no dudamos de los beneficios para la infancia de tener a estos animales como mascotas. Los seres humanos y los perros son amigos desde hace más de 20.000 años y eso es mucho, mucho tiempo. Sin embargo las familias con perro sabemos que tener un perro en casa, sobre todo si es el perro ideal, tiene algunos peligros cuando sales a la calle.

Los niños que conviven con perros no les tienen miedo.

Muchos niños que no conviven con mascotas se muestran prudentemente precavidos cuando se encuentran con un perro por la calle, algunos francamente asustados, pero la mayoría se lo toman con cierta precaución. Pero los niños que conviven con perros han perdido en muchos casos el instinto de protección que se activa cuando encuentras en tu camino un animal desconocido. Y para horror de muchos de nosotros se lanzan a abrazar a cualquier can como si fuera el suyo propio. Con el consiguiente susto.

Si es importante educar a los niños para tratar a los animales, sobre todo a los desconocidos, esto se vuelve imprescindible cuando el niño es un fan declarado de los perros, aunque sean tres veces más grandes que ellos.

Si tienes un perro y vas a tener un niño ten en cuenta que tendrás que educarle para respetar al resto de animales con algo más de precaución que al tuyo.

– Explica a tu hijo que cada perro tiene su caracter y que aunque la mayoría son pacíficos puede haber perros más agresivos, más tímidos o más asustadizos que pueden no reaccionar del todo bien a sus muestras de cariño

– Asegúrate de que entiende que no es buena idea acercarse a un perro desconocido por detrás ni saludarle con la mano en alto

– Dile que antes de acariciar a un perro extraño es mejor preguntar al dueño

– Enséñale a permitir que el perro olfatee el dorso de su mano antes de acariciarle

– Insiste hasta que entienda que los perros son seres vivos y pueden tener preferencias, cambios de humor y que merecen ser respetados

– Enséñale a no ser “pesado”

– Y sobre todo asegúrate de que sepa que si se acerca a un perro con un bocadillo de chorizo es más que probable que el perro crea que es un estupendo regalo y se lo arrebate sin contemplaciones

La convivencia entre niños y perros es sin duda una fuente inagotable de risas y momentos tiernos, pero no hay que olvidar que nuestros mejores amigos descienden del lobo y que, por tanto, pueden tener reacciones imprevistas.

Foto | Sebastien Garnier

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*