Adaptación, conciliación y otras exigencias.

adaptación

Estaréis como yo hartas de leer y escuchar en prensa, internet y TV montones de recomendaciones para que la vuelta al cole o, en el caso de los más pequeños, su entrada en el maravilloso mundo de la educación institucionalizada no se haga en plan tromba.

Que hay que ir adaptándoles los horarios y las rutinas, que se empiecen a acostar antes, que vuelvan a desayunar sentados…Y tú como buena madre haces caso, o no, según tu criterio y tus opciones y te dedicas a comer a la una y a pelearte con ellos porque quieren seguir viendo iCarly antes de acostarse. Cualquier cosa por nuestros enanos.

Y entonces llega el primer día de clase y te das de bruces con la realidad.

La mayor parte de los colegios y escuelas de educación infantil no admiten periodo de adaptación. Unos cuantos días en los que la separación de la madre se hace de forma paulatina, lenta y amable, sin agobios, con paciencia y antendiendo a las característidcas de cada niño. Esto es especialmente doloroso y duro en el caso de los más pequeños. Después de pasar todo el verano con mamá y papá, todo un mes de atención contínua, juegos y vida salvaje – o mejor dicho, haciendo vida de niño que es lo que son – de repente llega un día de septiembre y encima de tener que ponerse el jersey, se encuentra con que mamá lo deja solo con una desconocida que además se tiene que ocupar de otros 26 que se sienten tan solos y tan desorientados como él.

No dudo de la capacidad de las maestras, sobre todo las de educación infantil a las que admiro intensamente, de manejar una clase llena de niños trastornados y sin conciencia de lo que significan ocho horas, de lo que dudo es de la capacidad de adaptación de los niños. Los niños se adaptan a todo, dicen, sin embargo creo sinceramente que la adaptación siempre implica un coste. Y que este coste, que seguramente sea muy diferente en función del niño, puede ser muy alto.

En otras palabras, que me parece que la mejor manera de crearte una fobia a las arañas es meterte en una caja llena de arañas y no dejarte salir.

Como dije alguna vez, es posible que los niños necesiten rutinas para sentirse seguros y seguramente el colegio sea una de las instituciones más rutinarias del mundo. Pero en mi opinión, más que una rutina segura, los niños, sobre todo los muy pequeños, necesitan una figura de referencia segura. En general, la figura de referencia suele ser la madre. Hasta que empieza el colegio, cuando, de repente y sin anestesia ni nada, mamá desaparece – según su pequeña visión del mundo para siempre – y ahí te quedas con la seño que ahora tiene que ser tu figura de referencia ocho o nueve horas al día durante nueve o diez meses. Porque la vida es dura.

El tema del control de esfínteres ya es que me pone de los nervios. Que el desarrollo fisiológico y neurológico de los niños esté determinado por las carencias de la Consejería de Educación de turno me parece demencial. Que un niño tenga que controlar esfínteres sí o sí, porque no existe presupuesto para contratar a una persona que le cambie el pañal, esté el niño preparado o no es probablemente la mejor manera de fabricar estreñidos o niños con enuresis nocturna.

Y para colmo leo en prensa que la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) exige como medida de conciliación que los colegios permanezcan abiertos 12 horas diarías 7 días a la semana y ya me quedo muerta. ¿Esto es conciliación? ¿Que nuestros niños sean criados y educados por el estado 12 horas diarias 7 días a la semana desde las 16 semanas de vida? ¿Esto es lo que exigimos como padres? ¿Para cuando que abran también en agosto? Al fin y al cabo y según las propias palabras de Manoli Ocaña, miembro de la junta directiva de la Asociación en Baleares, “los niños se acomodan a no hacer nada durante un tiempo excesivo”

Señores, el ser humano es un animal muy mal adaptado. Los seres humanos no se adaptan al ambiente. La mayor habilidad del ser humano ha sido y siempre será adaptar el ambiente, modificarlo según sus necesidades, tanto físicas como probablemente emocionales. Por eso el ser humano es capaz de ocupar toda la tierra y vivir en comunidades totalmente distintas entre sí. Y adaptación puede significar muchas cosas, incluyendo utilizar al de al lado como “mordedor” para disminuir el nivel de estrés o el dolor de encías.

Pedimos que los niños tengan respeto a la sociedad en la que han de vivir y luego esta misma sociedad no es capaz de respetar sus necesidades más básicas. Así nos luce el pelo.

La conciliación tiene que ser otra cosa.

Y un consejo, ya que esto es lo que hay y a la espera de que la cosa cambie, intenta compensar el trago. Mimos y atención, todo el tiempo que puedas.

Foto | quinn.anya

0
13

13 Comentarios

  1. Ileana 9 Septiembre 2010

    Me he quedado horrorizada con la postura de la CEAPA.

    Horrorizada!!!

    Voy para allá a escribir yo también!!!

  2. Author
    Irene Garcia 9 Septiembre 2010

    Yo me he quedado muerta. En serio. Me voy a tener que hacer del AMPA o mejor del HAMPA (juas).

  3. Celia-Concilia2 9 Septiembre 2010

    Ya he comentado via twitter la barbaridad que me parecía, desde la cuenta de @Concilia2. Lo próximo será pedir que instalen camas (ah no, que eso ya existe y se llama internado). El mundo al revés: en vez de reclamar horarios de trabajo razonables que nos permitan criar y disfrutar a nuestros hijos pedimos edificios en los que meterlos todos los días del año. Una idea genial, vamos.

  4. Author
    Irene Garcia 9 Septiembre 2010

    Vamos para atrás como los cangrejos, sí. 🙁

  5. Author
    Irene Garcia 9 Septiembre 2010

    Por cierto, para vuestro regocijo os diré que está Asociación de Padres es la “progre”, o eso tengo entendido. Que lo sepais. 😛

  6. estanjana 9 Septiembre 2010

    no me jorobéis!! en vez de pedir que yo pueda hacer reduccion de jornada, que me pueda llevar al niño a trabajar, tener guarderia en la empresa donde pueda verle cuando quiera, que se me amplien las semanas de baja para poder darle lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses sin problemas, en vez de que no me miren mal por estar con mi hijo cuando esta maluco

  7. maria 9 Septiembre 2010

    Que lástima, de verdad. Parece que queremos tener hijos para no estar con ellos. Un día nos llega un desconocido de 20 años y nos dice:mamá, papá soy fulanito que ya he crecido. Os acordais??? Aquel a quien grabasteis en video cuando nació. Aquel a quien pagasteis esas fiestas de cumple con payasos en el chiquipark, todo incluído excepto vosotros. Aquel que creció entre el cole, las actvidades extraescolares y el televisor…. pues ahora ya soy mayorcito y me he convertido en esto: otro adulto lleno de insatisfacciones que tendrá hijos para los que trabajará a destajo y de los que necesitará librarse para poder descansar …..

    Bueno, ya se que es muy drástico, pero hoy estoy exagerada….

  8. Jordi 9 Septiembre 2010

    iCarly…¡nos sabemos los diálogos de memoria! 🙂
    Si esos padres son “progres”, yo debo ser extraterrestre.

  9. Amor Maternal 10 Septiembre 2010

    De verdad que esto da ganas de llorar… ¿a esto se le llama progreso? ¿No están los periódicos abarrotados de comparaciones con Finlandia y Noruega? En lugar de buscar mejorar las condiciones, respetar la infancia como lo que es, no fabricando mini-presos uniformados en cunitas de barrotes, y adiestrados… ¿no sería mejor lo que comenta Estanjana?

    Y luego se extrañan de la falta de valores de “los jóvenes de hoy en día”, si los padres y el estado no los valoran, ni respetan sus espacios y ritmo de crecimiento, obviamente aumentarán exponencialmente los niveles de crimen, maltrato y violencia en los adultos del mañana…

  10. juegos_y_musica_infantil 10 Septiembre 2010

    Que barbaridad. Me acaba de dar miedo… imaginate lo que podria llegr a ser un mundo asi en 200 años? una sociedad criada por maestras… niños qe apenas van a recordar algun dia con sus padres… adultos inestables… una mierda, una total mierda de mundo.
    Ojala algun dia haya una conciliacion real. Yo soy de la idea de que hay que quedarse el primer año lo mayor posible con el bebe, pero aunque eso no sea posible para mucha gente, al menos seria bueno que pudieran pasar en vez de 8, 4 horas en la guarde por ejemplo.
    Que asco de mundo, de sociedad, es la que vamos a criar. Si eso llega a uruguay algun dia no se a donde me voy a vivir, pero seguro que no criaria a un hijo aca. Es una locura, y mas aun si se implementa como “lo normal” . . . para eso que los dejen en un internado …
    Me siento con mucha suerte de trabajar en mi casa, al menos si algun dia soy madre se que voy a poder criarlo y no que me lo crie el estado :S

  11. Mercedes 12 Septiembre 2010

    Bueno, la lectura de la noticia de ABC saca del contexto el tema de la apertura de coles 12horas al día…Por lo tanto,no puedo juzgar el tema así como así…

    Soy docente, y desde las filas en las que trabajo se defiende que la escuela no debe encargarse de la “guarda” de los niños,sí de su formación o incluso parte de su educación , sin embargo las carencias son cada vez más, y eso conlleva cambios… Algunos como la apertura de servicios comedor o desayuno, otros como “la educación en emociones”, la creación de “ciudadanos”…
    No estoy en contra de ninguno de los cambios, creo que todos son positivos para la sociedad… Tenemos que ser realistas, hay padres, como yo misma, que aun trabajando 5 horas o 6 al día,no puedo ajustar mi horario al de mi hijo, y tengo que disponer del comedor o desayuno, y rezo para que no sean los dos… Sin embargo el resto de los cambios son harina de otro costal, ¿qué es para tí ser ciudadano?… Es otro debate…
    Por otro lado, no me gusta la etiqueta progre, no es real, hoy en día hay conceptos progresistas que tienen más de un siglo, y no ayudan, (por ej: feminismo versus eco-faminismo)…
    La CEAPA muestra sus problemas al Sistema educativo, no son ellos los que tienen que hablar con empresarios o MInisterio de trabajo… para eso están los sindicatos. Las asociaciones de madres y padres a veces no representan nuestros intereses, podemos cambiarlo pertenenciendo a una de ellas y alzando nuestra voz…
    Por otro lado, en este post se está planteando la posibilidad de la adaptación en todos los niveles de infantil y primaria…YO creo que el primer curso está bien, (de hecho es obligado en infantil 3, y creo que también en los de CAI:infantil 0-1-2)…sin embargo más allá no merece la pena… eso sí por lo general, para los casos particulares, no hay más que hablar con los “profes”, seguro que te ayudan…

  12. Author
    Irene Garcia 12 Septiembre 2010

    En el cole de Ana no hay periodo de adaptación, es más, me temo que a mucha gente no le iba a sentar nada bien que lo hubiera. Por otro lado claro que no planteo periodos de adaptación en todos los cursos, en la práctica me imagino que lo hay, de otro estilo, hasta en el bachillerato (en el sentido de que el ritmo al principio no es el mismo, para nadie). Sin embargo yo creo que el periodo de adaptación debería existir en toda la educación infantil y ser flexible. Mi hija se adaptó muy bien el año pasado, pero no así el anterior y se nota muchísimo, sobre todo cuanto más pequeños son, claro. En cuanto a la etiqueta progre, por eso lo puse entrecomillado xD.

  13. OR² 9 Octubre 2010

    Muy atinadas tus palabras y reflexiones en este tema. Estoy de acuerdo contigo, me gustó mucho tu post. Especialmente la parte de respetar las necesidades básicas de nuestros hijos. Me dejas mucho en que meditar este día. Gracias por compartir tu opinión.
    Gracias a quienes comentaron, entre todos enriquecen la experiencia de leerte.
    Un saludo bien grande!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*