Antes de ir a dormir mejor sin pantallas

sueño adolescentes 3

Estamos en la era de la información. Los seres humanos actuales vivimos pegados a nuestros móviles, smartphones, tabletas, portátiles y todo tipo de aparatos cuya característica en común es que, además de conectarnos con cualquier parte del mundo en un instante, tienen pantallas con retroiluminación, es decir, una luz “detrás” de la pantalla. Y no solo los adultos. Cada vez más niños viven conectados a algún gadget de este tipo.

Cada vez más niños y cada vez más pequeños. Y aunque nosotros, cómo no, somos defensores de las ya no tan nuevas teconologías (es que tenemos un blog  ) y, por supuesto, de las redes sociales y estamos firmemente convencidos de que manejarse con las TIC es ahora mismo imprescindible para no perderse en este mundo y defendemos que los más pequeños las incorporen de forma natural a sus rutinas, no todo es color de rosa.

Y es que, como todo, también los aparatos con pantallas han de usarse con moderación. Sobre todo a la hora de dormir.

Según un estudio realizado en Nueva York la luz que proyecta este tipo de artilugios influye directamente en la producción de melatonina, sobre todo en niños y principalmente si se encuentran en la adolescencia temprana. La melatonina es una hormona producida en el cerebro durante las horas nocturnas que, entre otras cosas, regula los ciclos circadianos. O sea, según los expertos, los smartphones están muy bien, pero a la hora de dormir pueden quitarnos el sueño. Y esto es especialmente evidente durante la adolescencia, cuando además todos los circuitos neurológicos, incluyendo los que regulan los patrones de sueño, están sufriendo modificaciones que preparan a los chavales para entrar en la vida adulta.

Controlar el horario de uso de móviles y ordenadores también es cosa de los padres. Recordad que los pediatras recomiendan que los niños, por muy nativos digitales que sean, no han de ser expuestos a ningún tipo de pantalla hasta por lo menos los dos o tres años. Ni siquiera a la televisión. En el caso de los más pequeños los padres somos directamente responsables del uso indebido de estos aparatos. En el caso de los adolescentes es una oportunidad tan buena como cualquier otra para enseñar a nuestros chavales algunas nociones básicas de autocuidado. No tanto prohibir el uso de ordenadores u otros equipos electrónicos a partir de cierta hora, sino sobre todo explicarles que no dormir afecta a toda su salud y que es responsabilidad suya generar correctos hábitos de uso de la tecnología. Los adolescentes quieren ser mayores y con esto tenemos a nuestra disposición otro buen momento para que crezcan y se hagan responsables de su salud.

Adquirir buenos hábitos de uso de la tecnología pasa, como primer objetivo, por aprender a desconectar a cierta hora.

Además el uso continuado de pantallas puede afectar negativamente a la vista. Desde Ser Mamás os queremos recordar que Euphralia es una solución oftálmica de Laboratorios BORION

utilizada como limpiador ocular en adultos y niños a partir de un año, en caso de irritación, molestias oculares o sequedad ocular ligera de origen diverso (esfuerzo ocular prolongado, agua de mar o piscina, fatiga ocular, humo, polvo o aire). Como siempre, si tienes dudas consulta con tu profesional de la salud.

 

Foto | martinak15

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*