Sexo y embarazo

amor

El sexo durante el embarazo es seguro. Así lo demuestra un estudio realizado por investigadores de los departamentos de obstetricia de la Universidad Mount Sinaí y la Universidad de Toronto y que ha salido publicado en la revista Canadian Medical Association Journal.

El sexo durante el embarazo es considerado muchas veces tema tabú. Muy poca gente sabe que la mayor irrigación de la zona pélvica que se produce durante el embarazo puede provocar en algunas mujeres – no en todas – un aumento considerable del deseo sexual. Dejar de tener sexo por miedo a dañar al bebé es uno de los tópicos de las parejas de hoy – todo el mundo se sabe el chiste.

Tener sexo durante el embarazo es completamente normal y – a menos que exista riesgo de parto prematuro, placenta previa o múltiples infecciones del tracto genital – no existen evidencias científicas que lo contraindiquen. Incluso en estos casos, las evidencias científicas son vagas y poco concluyentes. Hasta aquí lo que dice el estudio. Y a partir de aquí un par de apreciaciones de mi cosecha.

El sexo es bueno para la salud, tanto la salud física como la mental y las hormonas que se liberan durante el orgasmo son beneficiosas, además de ayudar a consolidar los vínculos. Así pues si tienes ganas de sexo, puedes tener sexo, quítate el miedo y adelante. Siempre que quieras.

Nota informativa: en la sociedad occidental sexo se equipara inevitablemente a coito. De ahí que las mujeres con placentas previas o infecciones vaginales tengan que tener cuidado. A menos que ellas y sus parejas se liberen de los cánones impuestos por la sociedad machista. Sí, porque se pueden tener muchos tipos de sexo y las prácticas sexuales se pueden denominar tranquilamente como “relaciones completas” siempre que a los dos miembros de la pareja les satisfaga y a pesar de que no se practique la penetración, que, obviamente a veces es difícil considerando el tamaño de la panza, o incluso, como en estos casos puede no ser muy recomendable.

Los “manuales” de sexo para embarazadas gastan páginas y más páginas en detallar posturas, a veces rocambolescas. Lo único importante en esta cuestión – igual que en todas -es que tú te sientas cómoda y a partir de ahí un orgasmo, se consiga como se consiga, libera las mismas hormonas y por tanto es igual de estupendo.

Siempre que quieras. Si no quieres, también es normal.

Se habla mucho sobre el sexo durante el embarazo o durante la lactancia. La mayor parte de las informaciones aseguran que el sexo es bueno e incluso recomendable. Y yo estoy de acuerdo, siempre que la falta del deseo sexual que puede producirse durante estos periodos no se considere un problema. Si estás embarazada o estás lactando y sencillamente no te apetece, pues no te preocupes, que no pasa nada. Es simplemente que tu cuerpo ha decidido disfrutar de una faceta de tu sexualidad que sólo va a producirse un par de veces en la vida. Aprovecha.

Vía | Health Finder
Foto | Denise Mayumi

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*