¿Para qué sirve la tetanalgesia?

Bebe en su periodo de lactancia

La tetanalgesia es otra  propiedad muy  beneficiosa y, hasta hace poco, escasamente utilizada, de la lactancia materna. Podemos decir que es una medida analgésica no farmacológica (sin administrar medicamentos).

Consiste en aprovechar el momento tranquilizador y analgésico que tiene el amamantamiento cuando hay que realizar alguna técnica dolorosa para el bebé cómo administrar vacunas, extracciones de analíticas…

Es importante aclarar que todas estas técnicas son dolorosas y que, la tetanalgesia no es mágica, es decir, al bebé, le dolerá la punción si le están poniendo una vacuna pero, el llanto será menor y se pasará de forma más rápida.

Amamantar no sólo alimenta, también reconforta y proporciona calma y tranquilidad al bebé.

Beneficios de la tetanalgesia

La tetanalgesia aporta beneficios a la madre, al bebé y al personal sanitario:

  • La madre está mucho más tranquila al ver que su hijo siente menos dolor y llora menos en las visitas al pediatra o cualquier otra consulta. Además siente que ayuda a su hijo y aumenta su confianza con respecto al cuidado de su hijo.
  • Al personal sanitario le facilita el trabajo. Además supone una oportunidad para poder evaluar una toma y ver cómo realiza el bebé la técnica de amamantamiento. En el caso de que sea necesario, se pueden corregir errores y solucionar dudas.
  • El bebé es el mayor beneficiado puesto que experimenta dolor y tranquilidad cuando le están realizando alguna técnica dolorosa.

¿Cómo debe realizarse?

Simplemente debe ponerse al niño al pecho antes de iniciar la técnica y esperar a que tenga un buen enganche y una succión eficaz. Además, es una técnica que no aporta ningún riesgo.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*