La importancia de cuidar la salud emocional durante el embarazo

salud emocional

El embarazo y el postparto deberían ser épocas de nuestra vida en las que las mujeres estuviéramos más cuidadas y atendidas, una etapa para vivir en calma y con tranquilidad, dejando que la vida y la biología hagan su trabajo lentamente, sin agobios ni estrés extra. El estrés durante el embarazo está relacionado con los partos prematuros y los bebés de bajo peso y por eso la sociedad entera debería cuidar de las madres con cariño, al fin y al cabo una mujer embarazada está haciendo el trabajo más importante para la especie: conseguir que la humanidad se perpetúe.

Sin embargo, nos ha tocado vivir una época en la que esto no suele ser así. Las madres corremos de un lado a otro con la tripa por delante, pegando botes en los transportes públicos y trabajando como si no pasara nada, muchas veces por exigencias de la vida, pero otras también porque nosotras mismas intentamos demostrar que podemos con todo, como si estar embarazada y ser responsable del bienestar de una nueva vida no fuera suficientemente significativo.

La sociedad a veces no nos cuida como debería, pero es que en ocasiones tampoco lo hacemos nosotras.

El embarazo es una etapa corta, pero intensa. Las ilusiones se mezclan muchas veces con los miedos, al parto, a que algo vaya mal, que el bebé no esté bien y, mientras tanto y en medio de este cúmulo de emociones que a veces nos invade intentamos seguir con nuestra vida como si nada hubiera cambiado.

Estás embarazada, todo ha cambiado y va a seguir cambiando desde ahora y para siempre. ¿Estás cansada, agotada, agobiada, asustada? Hacer caso de tus emociones durante el embarazo puede que sea un lujo, pero tienes que intentar permitírtelo. Descansar cuando estés cansada, expresar tus miedos cuando los tengas y rodearte de gente que tenga la habilidad y la capacidad de ayudarte. No vas a ser más débil por eso, al contrario, aprovechar el embarazo para conectar con tus necesidades te da la mejor base para afrontar la llegada del bebé y el postparto conociéndote más y sabiendo pedir ayuda, por si después la necesitas.

Que no te dé vergüenza. El embarazo puede convertirse en un buen momento para la introspección y para el desarrollo personal y eso sólo puede traer beneficios.

Habla de tus miedos, expresa tus preocupaciones, por si tienes que parar y hazte caso, ahora que estás embarazada ya no sólo mandas tú.

Recuerda además, que la homeopatía puede ayudarte a manejar momentos de estrés relacionados con pruebas médicas, el miedo al parto o sencillamente el ritmo de vida y que se puede recurrir a los medicamentos homeopáticos en esta etapa de la vida siempre bajo supervisión médica.

Bienvenida a la maternidad. Cuídate. Y sobre todo, disfruta cuanto puedas.

Foto | JerryLai0208

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*