Importancia de la higiene postural durante el embarazo

Pregnancy backache

Desde que somos pequeños en el cole nos están diciendo que nos sentemos bien, con la espalda recta y estirada. También que llevemos poco peso en la mochila… de ahí que ahora muchos niños lleven mochila de ruedas. El embarazo también es una situación especial en lo que a problemas de espalda se refiere. En el post de hoy vamos a hablar de lo importante que es tener una buena postura para evitar estos problemas.

Lo primero que tenemos que hacer es hablar de los cambios fisiológicos que se producen en la mujer embarazada. A medida que el útero va creciendo se va instaurando una hiperlordosis lumbar de forma progresiva. Es una compensación del desplazamiento del centro de gravedad corporal, de forma que todo el eje craneocaudal se desplaza hacia atrás. También se separan los pies para aumentar la base de apoyo. El dolor lumbar y pélvico como consecuencia de la hiperlordosis unida a la contracción de los músculos dorsales es muy frecuente en la gestante, sobre todo al final del embarazo. Siempre deberíais tener la espalda en línea recta, de esta forma, los músculos dorsales, lumbares y abdominales podrán trabajar sin tensión.

A continuación os dejamos unas pautas para que las llevéis a cabo.

Como normal general…

-Levanta el pecho y la cabeza: ponte recta.

-Intenta “meter tripa” con los músculos del abdomen, es un truco para que la espalda soporte menos peso.

-La pelvis siempre debe estar recta, es decir, intenta no inclinarla hacia ningún lado.

Si voy con bolsas de la compra…

-Reparte el peso entre los dos brazos de forma equitativa.

-Adelanta los brazos un poco para que no estén al nivel de la cadera.

-A medida que vas caminando contrae los músculos del abdomen para que la espalda tenga que soportar menos peso.

Si tienes que permanecer mucho tiempo de pie…

-Es importante que cambies de posición cada 20-30 minutos para ir alternando el trabajo/descanso de los músculos.

-Utiliza zapatos cómodos y que no tengan mucho tacón.

-Es bueno que tengas un pie un poco más alto que otro. Te puedes ayudar de un taburete bajo, un libro…

Si tienes que coger a otro niño o levantar cualquier otro tipo de peso del suelo…

-Acércate todo lo que puedas a lo que tengas que coger.

-Levanta el peso a la vez que haces una inspiración profunda y contraes los músculos del suelo pélvico (ejercicios de Kegel) y del abdomen.

·Si trabajas sentada…

-Busca una silla que tenga un buen respaldo para poder apoyar toda la espalda y que estés cómoda. Si no es posible, te puedes ayudar de una almohada o cojín colocándolo en la zona lumbar (riñones).

-Las rodillas deben estar más bajas que la cadera.

-No cruces las piernas.

-Levántate cada hora y da un pequeño paseo de 5 minutos de esta forma activarás la circulación sanguínea y la espalda cambiará de postura.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*