Estoy embarazada, ¿qué calzado debo llevar?

Estoy embarazada, ¿qué calzado debo llevar?

Las mujeres somos presumidas por naturaleza, nos gusta ir bien vestidas y los zapatos son uno de los complementos más importantes de nuestro armario. El embarazo es una situación especial en la vida de la mujer y, a veces, no se puede poner la ropa, en este caso los zapatos, que a ella le gustaría en cada momento. 

A medida que va avanzando la gestación tu propio cuerpo te va a pedir el cambio. En otros post hemos hablado de los cambios que se producen en el embarazo, pero en este caso concreto vamos a hablar del cambio en el centro de la gravedad de la embarazada produciéndose la llamada “marcha de pato” que caracteriza la forma de andar de las mujeres gestantes: es cuando la curvatura de la espalda se acentúa más, es lo que se conoce como hiperlordosis lumbar. Esta característica provoca que la mujer embarazada pierda el equilibrio con más frecuencia y tenga más posibilidad de caerse. Llevar un calzado adecuado en el embarazo, puede ayudarnos a disminuir el riesgo de caídas y evitar dolores de espalda.

En el primer trimestre puedes utilizar el calzado que empleabas hasta ese momento, puesto que todavía no ha crecido mucho el útero y no se han producido los cambios que hemos comentado anteriormente.

A partir del segundo trimestre es cuando tu cuerpo empieza a acusar todas estas modificaciones y cuando debes dar importancia al calzado que utilices. Te dejamos algunas pautas para ayudarte a elegir el calzado adecuado: 

-Evita los tejidos sintéticos, es mejor que sean de tejido natural o semisintético porque dan más elasticidad a los zapatos.

-Horma ancha, así te ayudará a aumentar la base de apoyo.

-Trata de no llevar el “taconazo”. El tacón ideal es entre 2-4 cm, con este tacón conseguirás la postura más ergonómica. Esto no quiere decir que puedas utilizar un zapato de tacón alto en un momento puntual.

-Tampoco debes llevar zapatos planos, éstos hacen que el talón de Aquiles “trabaje” más y acabe teniendo una elongación, y también favorecen la fascitis plantar.

-Por regla general debes buscar un zapato cómodo y que te sujete bien el pie. Evita aquellos zapatos que sólo tienen sujeción en un dedo o que no tienen sujeción, favorecen los tropiezos y, en consecuencia, las caídas.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*