Estoy embarazada, ¿debo asustarme si sangro?

Estoy embarazada, ¿debo asustarme si sangro?

El sangrado en cualquier parte del cuerpo es siempre una señal de alarma de que algo anda mal. Cuando estás embarazada el sangrado vaginal tiene el mismo significado y debe ser motivo para acudir a tu ginecólogo para que compruebe que todo está en correcto estado.

En el primer trimestre del embarazo lo primero que pensamos ante el sangrado vaginal es en un aborto. Pero también debes saber que en las primeras semanas de embarazo se produce un sangrado conocido como metrorragia de implantación, suele ser de color rojizo-marrón y no tiene ninguna importancia.

En el segundo trimestre alrededor de la semana 20, se realiza la ecografía más importante del embarazo, se descartan posibles patologías del feto y también se establece la posición de la placenta. En ocasiones se diagnostica una placenta previa, que es una patología que puede ocasionar sangrados importantes durante el segundo y tercer trimestres. Si te diagnostican una placenta previa debes estar atenta ante cualquier sangrado y acudir a urgencias en caso de que éste se produzca. No olvides advertir al personal de urgencias que tienes placenta previa para evitar exploraciones innecesarias.

Durante el tercer trimestre el sangrado puede ser también debido a un desprendimiento de placenta. Éste puede ocurrir tras un golpe en el abdomen o un accidente de tráfico. Ante estas situaciones es recomendable realizar una ecografía para constatar el correcto estado de la placenta.

Al final del tercer trimestre es común el sangrado con el inicio de las contracciones, tras una exploración con tacto vaginal, con la expulsión del tapón mucoso, al romper la bolsa de las aguas. Este sangrado no debe preocuparte mientras la cantidad de éste sea menor a una regla y mientras puedas percibir los movimientos fetales.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*