¿En qué consiste la maniobra de Hamilton?

maniobra-hamilton

 

La maniobra de Hamilton consiste en despegar las membranas de la bolsa amniótica del cuello uterino a través de un tacto vaginal. Puede ser realizada por el ginecólogo o la matrona. El profesional por medio de una exploración vaginal pasará el dedo índice a través del cuello uterino  hasta llegar a tocar la bolsa de las aguas, a continuación, separará el polo inferior de las membranas amnióticas.

Esta maniobra desencadena la producción de prostaglandinas. Estas hormonas producen contracciones uterinas pasadas 24h de la realización de la maniobra. Estas contracciones pueden iniciar la maduración del cuello uterino o poner en marcha el parto.

Es una técnica para disminuir la incidencia de embarazo prolongado.

¿Cuándo se puede realizar?

La evidencia científica dice que está indicado realizarla a partir de la semana 40 de gestación (fecha en la que sales de cuentas).

Es  necesario que la bolsa amniótica esté íntegra, es decir, que no hayas roto aguas, y que el cuello del útero se encuentre permeable.

También se necesita el consentimiento verbal por parte de la paciente. El profesional debe explicar el procedimiento a la paciente y ésta debe consentir. No es obligatorio por lo que si la mujer no está de acuerdo se debe respetar su decisión.

La realización de la maniobra de Hamilton aumenta la posibilidad de que se desencadene el parto en las siguientes 48h a su realización.

Esta técnica es menos traumática que otros métodos de inducción, se realiza ambulatoriamente y no tiene ningún coste. Tampoco aumenta el riesgo de infección ni para la madre ni para el feto.

A veces su realización resulta dolorosa porque es difícil acceder al cuello uterino. Se puede tener un pequeño manchado después del procedimiento.

El único efecto adverso que puede presentar es la rotura de la bolsa amniótica.

 

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*