Embarazo y ciática

La ciática, el enemigo público número uno de las embarazadas.

Creo que no conozco a ninguna que no la haya padecido, casi casi sin exagerar. La compresión del nervio ciático que, además de dolorosísima, puede hacer que no seas capaz de levantarte del sofá en unos cuantos días, o que al caminar el Dr. House a tu lado parezca un atleta de esos de carreras de obstáculos, es bastante común en el embarazo. Hasta un 30% de las embarazadas la padecen, sobre todo durante el segundo y tercer trimestre.

Para evitarla lo mejor es encomendarse a algún santo y seguir unos breves consejos, como vigilar el peso, hacer ejercicio moderado, usar un calzado adecuado y controlar las malas posturas. La natación y el yoga son los deportes más adecuados durante la gestación, pero todas estas prácticas no te garantizan que vayas a librarte. El sobrepeso de la tripa no contribuye a mejorar el pronóstico, por lo que si estás embarazada es mejor estar prevenida.

Cuando aparece la ciática lo primero es colocar calor seco en la zona del dolor. Si el dolor es muy agudo y persiste, muchas veces incapacitándote en gran medida, tendrás que consultar con un especialista para que prescriba algún tratamiento. Generalmente la ciática desaparece tras el parto, pero en casos agudos, no queda más remedio que tomar medicinas.

La homeopatía, como siempre, puede ser una gran aliada para aliviar los dolores de ciática de las mujeres gestantes. Sin efectos secundarios y sin contraindicaciones, Ammonium muriaticum, Kalium carbonicum, Nux vomica o Hypericum perforatum, dependiendo de los síntomas – que pueden empeorar con el frío o al estar sentado, o dependiendo de si el dolor desciende por la pierna o mejora al hacer reposo – son medicamentos específicos para cada tipo de problema que pueden ayudarte a pasar este trago.

Si estás embarazada y tienes ciática no te quedes parada. Acude a tu médico y sigue disfrutando de tu embarazo.

Fuente | Homeopatía y embarazo. Dra. Claudette Rocher. Mc Graw Hill, 2008, pag 32.

0
2

2 Comentarios

  1. dani los 20 diciembre 2013

    A mi hermana le pasaba durante su segundo embarazo y la pobre lo ha pasado muy mal

  2. Rosamari 13 abril 2015

    Hola, el hypericum no está recomendado en el embarazo según he leído en varios sitios.
    Saludos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*