¿Embarazada? Keep calm and Disfruta

test embarazo

¿Estás embarazada o crees que podrías estarlo? Bien, mantén la calma. Y disfruta.

Sin duda una de las características de la maternidad consciente es que las mujeres asumimos el control de nuestro cuerpo. En la sociedad moderna y en muchos aspectos libre en que vivimos el control de la sexualidad y por tanto de la natalidad y de la maternidad por parte de las mujeres es desde luego un avance. Pero como todo en la vida, tiene su parte oscura. ¿Estás embarazada? Felicidades.

Hoy en día las mujeres, o las parejas, tienen la posibilidad de decidir cuando tienen hijos. Y se ponen a ello. La información y el conocimiento científico hacen posible que casi puedas elegir el sexo de forma natural. Sólo tienes que conocer tu cuerpo. Y muchas lo consiguen a la primera. Y entonces empiezan las angustias.

Test de embarazo que cada día son más sensibles, ecografías en clínicas o médicos privados que una puede hacerse casi “a demanda”. La necesidad de control se puede suplir sin demasiado coste económico. Pero es una utopía.

Alguien muy cercana a mí decidió hace poco tener un bebé. Y se puso a ello. Y a continuación se puso muy nerviosa.

Microabortos, huevos hueros…la cantidad de cosas que pueden suceder en un embarazo, principalmente al principio no son tantas, pero tienen un gran coste emocional.

“No te hagas todavía el test de embarazo” le digo a esta amiga. Y no me hace caso. Y lo siguiente es que se pone muy nerviosa. Y se gasta el sueldo en predictors, de distinta marca, para más inri. “No te hagas eco en la semana seis, que no se va a ver nada”, le digo a esta amiga. Y no me hace caso. Y lo siguiente es que se pone muy nerviosa. Porque no se ve casi nada.

La necesidad de controlar todos los aspectos del embarazo para una mujer que quiere vivir una maternidad consciente – que no es más que otra forma de decir que quiere ser buena madre, desde la concepción incluso – es, por lo inútil, estresante.

Tener un hijo es una responsabilidad inmensa. Tan enorme que a veces cuesta sobrellevarla. Obviamente puedes (debes) cuidarte, no fumar, tomar ácido fólico, hacerte las pruebas prenatales pertinentes, cuidar tu alimentación, vigilar tu peso, controlar el líquido amniótico, comparar medidas de fémur y concentraciones de hormonas…pero si estás embarazada ten en cuenta este consejo: a partir de ahora pocas cosas de las que pasen en tu cuerpo estarán bajo tu control. Tu hijo es tu hijo. Una persona diferente a ti. Y lo es desde el mismo momento en que lo concibes.

La lección más importante que te enseña la maternidad consciente es precisamente ésa, que el control es un mito, que hay cosas que no dependen de ti. Pero sobre todo que ceder el control no es malo.

¿Estás embarazada? Aprende a confiar en millones de años de evolución. Aprende a relajarte. Mantén la calma. Y maravíllate. Estás creando una nueva vida.
Es casi un milagro.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*