Dejar de fumar durante el embarazo

humo

El tabaco es malo para la salud. Todo el mundo lo sabe. Y sin embargo muchas mujeres son incapaces de dejar de fumar, incluso aunque estén embarazadas. Al esfuerzo que supone dejar un hábito muy arraigado y sobre todo al mal rato que se pasa desintoxicándose de todas las sustancias adictivas que contiene un cigarrillo, durante el embarazo se une el temor a que algo malo le pase al bebé por dejar de fumar.

Hace años eran los propios médicos los que aconsejaban a las embarazadas no dejar de fumar del todo si eso les producía un importante estrés. Hoy en día la ciencia está de acuerdo en que, aunque dejar de fumar sea costoso, el beneficio para tu hijo es siempre mayor.

Tras la ley antitabaco promulgada por el Ministerio de Sanidad que entró en vigor el 2 de enero, otro aspecto del tabaco está resuelto para las embarazadas: ahora podemos ir a los bares sin temor a ahumarnos. Y es que se sabe que el tabaco, aunque sea el que se fuma tu vecino de mesa, puede perjudicar también a tus hijos.

Tu útero es tuyo, pero dejar de fumar durante el embarazo tiene muchas ventajas, entre otras que podrás practicar colecho desde el primer día. Existe una relación entre el tabaco durante el embarazo y el aumento del riesgo de muerte súbita del lactante, bajo peso al nacer, prematuridad y otro montón de males, algunos muy feos. No te lo pienses.

Para ayudarte en este empeño la Guía del Niño, en colaboración con los doctores Evaristo Galdeano y Francisco Fernández-Guisasola, presidente de la sección colegial de médicos acupuntores, homeópatas y naturistas del Ilustre Colegio de Médicos de Asturias, ha publicado un folleto con consejos para dejar de fumar, también en el embarazo.

El uso de medicamentos para dejar éste hábito siempre debe consultarse con un médico. Parches de nicotina, chicles, pastillas, acupuntura… la homeopatía puede ser tu solución. Por su bajo nivel de contraindicaciones, la homeopatía puede ser una buena elección durante este periodo en el que es necesario controlar al máximo cualquier medicación y en que la ansiedad tampoco es buena compañera de viaje. Si la ansiedad producida por dejar este feo hábito es un problema para ti, ponle freno, existen multitud de opciones para ayudarte a conseguirlo.

Si estás embarazada y fumas es la ocasión de dejarlo para siempre. Busca ayuda y a por ello.

¿Y papá? Pues como no toda la responsabilidad va a caer en nosotras, desde aquí también animamos a los padres a dejar este hábito. Los niños no deberían convertirse en fumadores pasivos ya desde antes de nacer.

Podéis descargar la guía en .pdf aquí. ¡Ánimo!

Foto | DucDigital

0
3

3 Comentarios

  1. alfo y vero 18 abril 2013

    Esta muy lindo este portal…

    nosotros tambien estamos redactando un blog con nuestra experiencia como padres primerizos!!

    https://babyguasta.blogspot.com

    un saludo!!

  2. Anónimo 29 enero 2014

    Muy interesante, siempre son buenos estos aportes

  3. Lorena 29 abril 2015

    es increible que todavia con la cantidad de infromacion que hay, haya mujeres que se resisten a dejar de fumar cuando estan embarazadas o en presencia de ninios y bebes..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*