Dar y recibir

Por tus hijos darías cualquier cosa. Sabes que tus hijos te quieren, sabes que si das recibes, pero tal vez no seas consciente de hasta que punto tus hijos han sido generosos contigo.

Los hijos dan mucho a cambio desde el primer día de vida, desde antes de llegar al mundo. Desde tu útero tu pequeño gusarajo te regala vida nueva. Y no sólo en forma de felicidad.

Las madres guardamos recuerdo de cada embarazo, recuerdos físicos microscópicos, que no tienen nada que ver con las estrías y la celulitis. Desde el útero tu bebé te regala sus células. Las células de tu bebé, células madre pluripotenciales, pasan de tu sangre a tu médula ósea, y de allí se reparten al resto de tejidos y órganos. Y allí se quedan. Estas células del bebé se denominan progenitores celulares asociadas al embarazo (PAPC) y están presentes en la sangre materna en una proporción de 2 a 6 células por mililitro.

Por su origen fetal estas células tienen gran capacidad de autorrenovación y colaboran con las células madre adultas en la función regenerativa de los tejidos de la madre. Hoy existen datos de la participación de esas células en la regeneración del corazón de madres que padecían cardiopatías.

¿Te sientes diferente después de haber sido madre? Claro, es que eres diferente, ahora eres lo que los científicos llaman una microquimera. Siempre guardarás parte de tus hijos por todo tu cuerpo.

Esta afirmación es parte de las conclusiones de un estudio llevado a cabo en la Universidad de Navarra por un equipo de científicos dirigidos por Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, y Enrique Sueiro Villafranca, doctor en Comunicación Biomédica.

El estudio integra los últimos datos conocidos sobre la comunicación entre el feto y su madre durante el embarazo, que se han obtenido de artículos publicados en prestigiosas revistas científicas como Nature, Science, Cell, PNAS o TRENDS in Neurosciences.

Los hijos alegran el corazón y no sólo de manera simbólica.

Foto | Fl4y

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*