¿Cómo cuidar la tiroides en el embarazo?

tiroides

 

El embarazo supone un momento para la mujer de suma importancia y cambios a todos los niveles, entre otros, la demanda de hormonas que la mujer requiere durante los meses que dura a gestación y después durante la lactancia.

La glándula tiroidea de la mujer embarazada debe trabajar a marchas forzadas durante este periodo ya que las necesidades de hormonas tiroideas aumentan en torno al 30-50 % respecto a lo habitual. Este cambio es debido a la necesidad que tiene el feto de utilizar estas hormonas hasta que su glándula tiroides pasa a estar preparada para afrontar esta función.

¿Qué importancia tiene el tiroides de la madre durante el embarazo?

La tiroides es una glándula que secreta hormonas tiroideas. La importancia que tienen estas hormonas es que participan en el desarrollo neurológico del futuro bebé y de la placenta que se encargará a su vez de alimentarlo para su correcto crecimiento.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se define como la presencia de valores bajos de hormonas tiroideas, la T4, como consecuencia de una función debilitada de esta glándula respecto a las necesidades que se tienen.

Para detectarlo se realiza una analítica de sangre donde se analizan principalmente 2 valores, el de la TSH, la hormona que estimula la función de la tiroides, y la T4, una hormona secretada por dicha glándula.

Como hemos dicho, la función de la tiroides cambia durante los meses de gestación. Ésta aumenta de tamaño entre un 10 y un 40% para hacer frente al aumento de la necesidad de hormonas tiroideas para el feto. Pese a que el feto desarrolla durante su vida intrauterina su propia glándula tiroides, ésta no funciona completamente hasta el final del embarazo, por lo que siempre necesita de las hormonas tiroideas que provienen de su madre.

¿Cómo se manifiesta el hipotiroidismo?

Los síntomas habituales que nos hacen sospechar de una carencia de hormonas tiroideas son estos:

  • Cansancio
  • Caída del cabello
  • Piel y mucosas secas y ásperas
  • Lentitud en el pensamiento
  • Entumecimiento en las manos
  • Sensación más habitual de frío
  • Estreñimiento

Lo que puede ser algo llamativo en las personas puede no ser tan obvio durante los meses de embarazo, ya que algunos de estos síntomas se presentan de forma habitual.

Para diagnosticarlo, durante el embarazo se analizará en sangre el estado de la función tiroidea y así conseguir un diagnóstico precoz y preciso.

¿En qué podría afectar el hipotiroidismo en el embarazo?

En la futura madre esta situación la puede hacer más propensa a que desarrolle hipertensión, que haya anemia o se produzca una hemorragia tras el parto. Sin embargo, las principales consecuencias de esta carencia de hormonas las puede sufrir el feto. Además de aumentar el riesgo de aborto, puede aumentar la prevalencia de que el parto sea prematuro y como habíamos comentado antes, que se afecte el desarrollo normal del bebé a nivel neurológico.

¿Qué hacer para evitar complicaciones?

Lo importante es que el diagnóstico sea lo más precoz posible para poner tratamiento cuanto antes. Generalmente éste consiste en administrar hormonas tiroideas para suplir la falta de producción por parte de la propia tiroides materna.

Además de tomar esta medicación a diario es importante también llevar una dieta variada y sana, haciendo uso de sal yodada, dado que el yodo contribuirá al correcto funcionamiento de la tiroides.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*