¿Cómo aliviar las hemorroides del embarazo y del postparto?

Cómo-aliviar-las-hemorroides-del-embarazo-y-del-postparto

Durante el embarazo el crecimiento del útero ejerce una presión sobre los grandes vasos e impide que la sangre circule de manera normal. Esta situación puede ocasionar problemas circulatorios, piernas pesadas, aparición de varices, edemas en los pies y también hemorroides. Las hemorroides son bastante comunes durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre. Algunas mujeres las tienen por primera vez cuando están embarazadas, si ya han padecido hemorroides antes del embarazo, es muy probable que ahora vuelvan a salir. En el postparto la aparición de hemorroides puede deberse al esfuerzo de los pujos en el expulsivo de parto.

Las hemorroides son varices que aparecen en el ano y/o recto y es una de las molestias más comunes durante el embarazo y el postparto. Las hemorroides no solo causan dolor, también se pueden inflamar y pueden sangrar.

¿Cómo evitar las hemorroides?

– Evita el estreñimiento, para ello bebe 2 litros de agua diarios, como frutas y verduras, practica ejercicio…Puedes consultar aquí.

– No aguantes cuando tengas ganas de ir al baño, trata de no hacer fuerza mientras estés tratando de evacuar.

– No pases demasiado tiempo sentada ya que aumenta la presión sobre la zona.

– Acuéstate sobre el lado izquierdo cada vez que duermas, leas o veas la televisión, para quitar presión sobre las venas rectales y facilitar la circulación de la sangre que regresa desde la parte inferior del cuerpo.

– Practica ejercicios de Kegel a diario. Estos ejercicios aumentan la circulación en la zona rectal y fortalecen los músculos de alrededor del ano y de esta manera disminuye la probabilidad de que te salgan hemorroides. Los ejercicios Kegel también fortalecen y tonifican los músculos de alrededor de la vagina y la uretra, lo cual ayuda a que tu cuerpo se recupere después del parto.

¿Cómo aliviar las hemorroides?

– La homeopatía es eficaz para las hemorroides. Este método terapéutico ofrece tratamientos para aliviar este trastorno. No obstante, ante cualquier duda lo mejor es que acudas a un especialista en homeopatía que es quien mejor te puede indicar lo que es más adecuado en tu caso.

– Aplica hielo varias veces al día. Conseguirás disminuir la hinchazón y el malestar. También puedes utilizar compresas frías empapadas con agua.

– Remoja el área en agua tibia, en la bañera o en un baño de asiento durante 10 o 15 minutos un par de veces al día.

– Trata de alternar un tratamiento frío con uno caliente. Comienza con una compresa de hielo seguida de un baño de asiento con agua tibia.

– Cada vez que evacues limpia la zona afectada con toallitas húmedas desechables.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*