10 consejos para mejorar el descanso durante el embarazo

Mujer embarazada  durmiendo

Que el descanso es una pieza fundamental para la salud de cualquier persona es algo que todos conocemos. Es por esto que el sueño y descanso de calidad sean de vital importancia durante los intensos y ajetreados meses que dura un embarazo. El cuerpo de la mujer embarazada debe reponerse para llevar lo mejor posible todos los cambios físicos y emocionales que acontecen en este periodo.

¿Afecta el embarazo al sueño?

Cada mujer es diferente y los patrones de sueño tanto previos como los propios del embarazo son distintos. Sin embargo, se observa con bastante frecuencia cómo el embarazo afecta en el sueño y descanso de la mujer, sucediendo cambios en el ciclo del sueño.

Cada trimestre presenta ciertas características. Durante los primeros meses es habitual que la mujer sufra náuseas y vómitos que impidan que el sueño sea como lo era previamente. Si la mujer tiene sangrados vaginales que supongan una amenaza de aborto también terminarán afectando  en la calidad del sueño, debido a la preocupación y al miedo.

Conforme pasan las semanas y aumenta el volumen abdominal las náuseas se irán sustituyendo por molestias en la pelvis, en la espalda, en las piernas, etc., que impedirán muchas veces el descanso adecuado. Los nervios y la incertidumbre conforme se acerca el gran día también harán que la gestante tenga más dificultad para conciliar el sueño o tenga despertares recurrentes a lo largo de la noche.

Ayuda a mejorar tu descanso con estos sencillos consejos:

1)      Lo más importante: haz que tu descanso sea una prioridad y marca un plan.

2)      Establece horarios e intenta mantenerlos lo máximo posible. Generar una rutina y respetar ciertos horarios te ayudará a que el cuerpo responda mejor.

3)      Evita grandes cantidades de comida al cenar y alimentos pesados. Procura llegar a la cama con la digestión hecha o al menos sintiéndote ligera.

4)      Evita tomar cafeína o alimentos que contengan cafeína desde media tarde, especialmente en las horas previas a la hora de irte a dormir.

5)      Date un baño relajante o una ducha con agua tibia antes de irte a dormir. Aparte del efecto relajante que esto tiene ayudará como ritual previo asociado al descanso.

6)      También puede ayudarte leer un libro o revista justo antes de dormir.

7)      Haz ejercicio con regularidad. No hace falta que éste sea intenso. Una actividad física sueva y regular ayudará también a que concilies mejor el sueño.

8)      Intenta dormir sobre el lado izquierdo, o derecho, si te resulta más cómodo, pero evitando permanecer mucho rato boca arriba. Ya no es sólo porque es más fácil que encuentres una posición cómoda estando de lado que boca arriba,  sino porque de esta forma la circulación de sangre que le llega a tu bebé  es mayor.

9)      Utiliza un colchón y almohadas adecuados. Esto suele ser muy personal y va a gustos pero en general es aconsejable que el colchón no sea demasiado duro ni demasiado blanco. Respecto a la almohada, elige aquella que te haga estar cómoda y evitar dolores de cuello. Las que son demasiado altas hacen que tu cabeza quede en desnivel con el cuerpo y suelen resultar más incómodas. Lo mejor, las almohadas cuya altura no provoca este desnivel, evitando así dolores musculares.

10)   Ayuda a conciliar el sueño y a que éste sea más reparador con otras opciones. Los medicamentos homeopáticos, siempre que sean bajo prescripción de tu médico homeópata, pueden ayudarte en los trastornos del sueño asociados a estados ansiosos. Si tienes problemas para dormir relacionados con las náuseas y los vómitos típicos del primer trimestre también puedes complementar este tratamiento con homeopatía, que igualmente tiene aplicaciones para estos trastornos propios del embarazo.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*