Ya estamos en casa

hogardulcehogar

Hoy hace dos años que nos dieron el alta hospitalaria. Más o menos a la hora de comer, pocket Lara, con sus 1860 gramos conseguidos a base de esfuerzo, cuidados, cariño y gran profesionalidad, llegó a casa.

Si nada te prepara para tener un parto prematuro y encontrarte con tu esperado bebé en una incubadora, rodeado de máquinas que pitan y chasquean sin parar, conectado a un montón de cables y con más aspecto de polluelo que de bebé humano, el hecho de llegar a casa tampoco es un paseo.

Y mira que teníamos ganas.

El hospital 12 de octubre, al que nunca me cansaré de mencionar, contempla un programa de alta precoz de prematuros. El ambiente hospitalario es enormemente hostil, no sólo por la cantidad de bichos esperando la oportunidad de infectarte, sino principalmente por el estrés que supone, tanto para los bebés como para las familias permanecer separados. Así que, en cuanto el bebé cumple una serie de características, un peso alrededor de 1850 y come por boca (preferiblemente si es a pecho) sin necesidad de suplementar con sonda, se va para casa, que allí engorda más.

49 días después de su nacimiento y tras unos 27 en la UCIN, nos fuimos para casa con Lara y una báscula para pesar bebés.

Durante las dos semanas siguientes y hasta que Lara alcanzó los 2200 gramos de peso – peso con el que suelen darte el alta en otras unidades de neonatología – una enfermera, en ocasiones acompañada de una residente de medicina – nos visitaba en casa, comprobaba que la niña estaba bien, la pesaba y resolvía nuestras dudas.

Como siempre, la empatía del personal del 12 de octubre fue fundamental para que este proceso se llevara a cabo sin demasiada angustia. Recuerdo que durante la primera visita de Isabel le confesé con cierto sentimiento de culpa que no había sido capaz de pesarla a diario, que la niña se ponía muy nerviosa y que yo me agobiaba (el balance de peso de un prematuro al día puede contarse en 10-20 gramos, a veces incluso desciende). Isabel me miró y me dijo “bueno, tú sabes cuales son los signos de deshidratación ¿verdad?, si está hidratada la ganancia de peso diaria es secundaria, cada bebé tiene su ritmo. Está hidratada, está mojando pañales, eso es que está comiendo”

Lo más importante alrededor del nacimiento de Lara ha sido, sin duda, la capacidad del personal del hospital de infundirme la confianza necesaria para sacar adelante a mi hija, para relactarla y para haber logrado mantener la lactancia durante dos años. Y sumando. Ahora cuando me paso por el hospital los médicos y las enfermeras se asombran y me felicitan, pero sin lugar a dudas, gran parte del mérito es suyo. Esto, que es crucial en el caso de los prematuros, es también muy importante cuando un bebé sano aterriza en la casa de unos padres primerizos. Confianza y seguridad en vosotros mismos, es la clave para una buena bienvenida.

Si eres madre primeriza, cuando llegues a casa siéntate con tu bebé en brazos y escucha tu instinto.

Lara consiguió tomar pecho. La postura de enganche no era muy allá, era pequeñísima y no tenía mucha fuerza, lo que se tradujo en dos o tres meses con la niña contínuamente agarrada a la teta, de día y de noche, con ingresos en la unidad de lactantes incluídos. Los bebés muy pequeños, sean de pecho o de biberón, comen a demanda. Fue agotador, pero ha merecido la pena.

Hoy no hay foto de Lara en aquellos días, por respeto a su imagen y a la mía. Que los postpartos tempranos son muy malos para la estética.

Foto | Janine

0
3

3 Comentarios

  1. Diario de una mamá pediatra 16 septiembre 2010

    Aunque con el devenir de los años me he convertido en pediatra de Urgencias, pasé una época memorable de enamoramiento con la Neonatología (luego la vida te lleva por otros derroteros) Y de Neonatos lo que más me atraía era la prematuridad. De hecho mi tesis versa sobre seguimiento neuropsicológico a largo plazo de prematuros extremos. Durante mi tiempo en Neonatos aprendí mucho sobre estos pequeños y sus familias. Tener un hijo prematuro es una experiencia que no le deseo a nadie, pero la mayoría de familias salen fortalecidas a pesar de los miedos, de las angustias y de las incertidumbres iniciales.
    No me extraña que estés orgullosa del equipo que atendió a tu hija. El equipo del 12 de octubre es pionero en la atención del prematuro sobretodo en lo que concierne a los cuidados centrados en el desarrollo y en el seguimiento a largo plazo.
    Ya te lo dije en twitter y te lo repito por aquí, felicidades por esos dos añitos. Y que cumpláis muchos más.
    Un saludo

  2. Author
    Irene Garcia 17 septiembre 2010

    Muchas gracias Amalia. Por increíble que te parezca guardo buenos recuerdos de mi paso por la UCIN. Se crece. Y se conoce gente maravillosa. Creo que lo que marca la diferencia en el 12 de octubre, además de su increíble afán de mejora, es el trato que los padres recibimos por parte de los profesionales. Todo es apoyo, de todo tipo.

    Y en otro orden de cosas…espero impaciente a que leas esa tesis, es más ¡la quiero! 🙂 El seis de octubre tenemos psicólogo con Lara, ya te contaré.

    Besos

  3. Azalia Fernández 1 noviembre 2010

    Irene Garcia:

    Me alegra que tanto tú, como Lara, se encuentren bien. Tal y como dices, no hay nada que pueda prepararnos ante el nacimiento prematuro. Es increíble como lo instintos maternos se activan y nos ayudan. Debemos siempre confiar en ellos. Mi bebé, aunque no fue prematura, estuvo en la UCIN por 7 días. Aunque yo deseaba lactar a mi bebé, en el UCIN le dieron leche artificial por los primeros 5 días de nacida. Dicen que esto hace más difícil el lograr que el bebé se prenda al seno. Sin embargo, mi bebé y yo no tuvimos ningún tipo de problemas, de hecho a lacté por más de 2 años. Siempre pensé que fue, en parte, los instintos de ambas. A todas las madres, le recomiendo, nunca dejé que lo miedos o la mala experiencia de otra persona interfieran con esa voz interna que nos dice que debemos hacer. Escuchemos nuestros instintos, en cada etapa de la crianza de nuestros bebés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*