Una boca saludable para tu pequeño

Una boca sana es importante para la salud de todas las personas, pero los buenos hábitos de higiene dental deben comenzar desde niños. Los padres, desde el nacimiento del bebé, pueden llevar acabo ciertas acciones para promover los dientes sanos y prevenir las caries.

En los bebés, se deben limpiarlos dientes con un paño suave y limpio o con un cepillo de dientes para bebés. Evita acostar al niño con un biberón[1]de leche ya que esta puede acumularse en la boca del niño y producir decoloración de dientes y caries y revísale los dientes regularmente para detectar manchas.

Según recomendaciones del Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, recogidas en Medline1, en todos los niños se debe:

  • Comenzara usar una pequeña cantidad de pasta dental con flúor a los dos años. El doctor puede recomendar empezar antes.
  • Ofrecer alimentos sanos y limitar los refrigerios y las bebidas dulces.
  • Programar visitas periódicas al odontólogo.

Formar buenos hábitos alimenticios a una edad temprana puede ayudar al niño a tener dientes sanos y prevenir la caries. Pero ¿qué es exactamente la caries? La caries se presenta porque las bacterias o microbios que tenemos en la boca consumen azúcar de los alimentos que comemos. Al consumir el azúcar, las bacterias producen ácido. Con el tiempo, el ácido puede causar caries (cavidades o huecos) en los dientes. Es una de las enfermedades más comunes de la niñez. Casi uno de cada dos niños tiene picados algunos de los dientes de leche[2].

Los expertos[3]recomiendan empezar a lavar los dientes del niño en el momento que aparece el primer diente de leche y sería a partir de los 4 o 5 años cuando el niño será capaz de hacerlo por él solo. Aunque lo más conveniente es supervisarlo mientras lo hace hasta que tenga unos 7 u 8 años.

El cepillado dental tiene como finalidad eliminar los restos de alimentos y desorganizar las colonias bacterianas depositadas en las superficies intraorales[4],[5].Es importante que el niño asuma la higiene oral como algo rutinario y necesario. Se aconsejan cepillos de tamaño pequeño, de fibras artificiales,con terminaciones redondeadas de las cerdas y en buen estado, para lo que deben cambiarse cada 3 o 4 meses[6].

Si, pese a extremar los cuidados,tu hijo tiene algún problema con la dentición como encías inflamadas, las mejillas demasiado rojas, o el sueño alterado, la homeopatía puede ser una aliada para aliviar estas molestias. Hasta la fecha, no se han descrito reacciones adversas/efectos adversos relevantes asociados a su toma. Pero en todo caso, lo mejor será que consultes al pediatra o a tu profesional sanitario para obtener el mejor consejo.


[1] Salud dental del niño. Medline Plus. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/childdentalhealth.html

[2] Cómo cuidar los dientes de tu hijo. Healthfinder.gov. Disponible en: https://healthfinder.gov/espanol/temas/Category/la-crianza-de-los-hijos/consultas-con-el-doctor/como-cuidar-los-dientes-de-tu-hijo

[3] Consejo General de Colegios de Dentistas de España. Fundación Dental Española. Niño sano, boca sana. Madrid. Grupo ICM comunicación, p 13. ISBN: 978-84-941966-8-3

[4] Rioboo R. Higiene y prevención en odontología individual y comunitaria. Madrid: Avances, 1994.

[5] Vitoria I, De Barutell A. Promoción de la salud bucodental, 2003.

[6] García-Gamba JM. Prevención en salud bucodental. En: Varela M, editor. Problemas bucodentales en pediatría. Madrid: Ergón, 1999; p. 1-10.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*