Un hospital introduce las “tablets” para conectar mamás y bebés

Primer contacto

La noticia me produce sentimientos ambivalentes.

Cuando nace un bebé prematuro o enfermo que debe ser ingresado en la UCIN uno de los peores tragos es la separación casi forzosa en los momentos inmediatos al nacimiento, que dependiendo del estado tanto de la madre como del niño puede prolongarse por muchas horas, o incluso días. Aproximadamente entre un 20 y un 30% de las madres que dan a luz por cesárea no pueden levantarse para acudir a la UCIN a conocer a su bebé durante 24 o incluso 48 horas (y es que las cesáreas duelen, aunque algunas inexplicablemente las elijan).

Recuerdo cuando nació Lara. Ella fue a neonatos y yo a REA. En aquella sala permanecí sola mientras mis parientes me contaban por una ventanita que la niña estaba bien, que tenía de todo aunque fuera pequeña y que se la veía muy viva. Afortunadamente ya había llorado casi todo lo que tenía que llorar por mi niña prematura, así que me concentré en mover los dedos de los pies para que se pasara el efecto de la epidural y a ver si me sacaban de allí a toda velocidad. Tardé unas 12 horas en conocer a Lara (aunque la había visto un poquito); todo un logro, con Ana no pude levantarme hasta el día siguiente.

El Hospital Cedars-Sinai, ése en el que paren las famosas hollywoodienses, ha decidido tirar de nuevas tecnologías para intentar mejorar un poquito este mal rato. En unos momentos que no son sólo fundamentales para que el bebé establezca el vínculo, sino también para que lo establezca la madre, poder ver a tu bebé aunque sea a través de una aplicación informática seguro, seguro, contribuye a disminuir los niveles de estrés (de tristeza, de sentimiento de culpa, de miedo) de la madre. Y eso es importante, muy importante. Porque no es lo mismo que te lo cuenten.

Y aunque la noticia, que por mi experiencia me hace resonar algo por ahí dentro, me parece buena, no puedo evitar pensar si no habrá otras formas de facilitar el primer contacto también cuando el nacimiento ha sido difícil y la madre o el bebé necesitan atención médica. Tal vez algún sencillo sistema que sólo consista en organizar mejor los espacios. Qué sé yo, una cama de reanimación pegadita a la incubadora. O algo así.

La imaginación humana no tiene límites. Espero.

Foto | Rustygrass

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*