Semana Internacional de la Crianza en Brazos

paul

Criar en brazos no es una moda. En aquel quirófano en el que nació Ana recuerdo la sensación de impotencia que me produjo el no poder cogerla, aquel intento vano de alzar los brazos, atados en cruz para abrazar a mi hija. Tal vez sea instintivo, o tal vez aquel momento se marcó en mi mente, cuando mis hijas lloran yo extiendo los brazos para acogerlas. Los niños necesitan que sus padres los abracen, pero, al menos yo, también necesito abrazarlas.

Con un fular, una bandolera, un mei-tai, las fajas que te dan en el 12 de octubre para hacer el canguro, dentro del vestido…la cantidad de artilugios más o menos modernos que, desde la antigüedad, las mujeres han usado para cargar a sus hijos es impresionante. Y el porteo un vicio, una vez pruebas un portabebés los quieres todos. Satisfaces así dos necesidades importantes que en realidad son sólo una: un animal bípedo que necesita de sus manos, un mamífero que necesita contacto.

Piel a piel, criar en brazos no es una moda. Es un placer. Cargar a un bebé dormido sobre tu pecho, mientras sientes su calor atravesando tu ropa, debajo de tu abrigo en invierno, lanzando sonrisas a los vecinos…El baby-wearing como se dice en inglés ha sido una de las mejores experiencias de mi maternidad. Pegaditas, con mamá, a todas partes, sin más límites que los que te impones tú misma. En plan siamés. Porque la maternidad es una simbiosis que no se acaba tras el parto y las simbiosis son esas formas de existencia donde la vida de dos individuos se sostiene gracias a la existencia de ambos.

Hay pocas cosas más bonitas que abrazar a un bebé, cargarlo, sentir el sol en la cara mientras paseas con él, oliéndole la coronilla, acunándolo con tus pasos hasta que se duerme encima. Casi como tenerlo de nuevo en el vientre.

Si vas a tener un hijo no te olvides: en el principio no había carros, había brazos.

Los brazos son gratis. Y las bandoleras, muy baratas. Nada que ver.

Creedme.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*