Se retira un lote de Blemil por contaminación con Salmonella

Ordesa-Blemil-Plus-1-forte

Estas cosas suceden de vez en cuando. No debemos olvidar que, aunque la lactancia artificial se haya normalizado hasta el punto de que lo raro es ver bebés tomando teta en exclusiva, es eso, artificial. Los sucedáneos de leche materna, como aconseja denominar la OMS a las leches de bote, son productos industriales, que se obtienen mediante la modificación de leche de vaca (o de soja, menos frecuentemente). Y los procesos industriales pueden tener fallos, a veces bastante gordos.

El Ministerio de Sanidad informaba ayer tarde vía twitter de la existencia de un brote de Salmonella poona en lactantes. El brote ha sido detectado por el Centro de Control Epidemiológico. La Salmonella en todas sus variedades, es la bacteria que provoca mayor número de infecciones gastrointestinales relacionadas con el consumo de alimentos (nada que ver con las diarreas producidas por virus, que dicho sea de paso, son las más frecuentes). El brote ha afectado a 18 bebés lactantes en toda España. La conexión entre estos bebés es la marca y el lote de leche artificial que estaban tomando: Blemil Plus Forte del lote 236 0.

La empresa, que ya había detectado un problema de estanqueidad en la fabricación de este lote, había instado a su retirada de los comercios, pero obviamente, la medida no se cumplió. Aunque aún no se ha demostrado que el lote de leche en sí esté contaminado con cepas de Salmonella, la realidad es que al ser lactantes bastante pequeños, la relación causa-efecto no parece muy discutible.

Me consta que Ordesa, la empresa fabricante de Blemil, es una buena empresa, que gasta mucho dinero en I+D y que no tiene nada que ver con esas empresas chinas que se dedican a adulterar leches adaptadas para aumentar los ingresos. No, esto no tiene nada que ver. Pero deja claras dos cuestiones:

– que los procesos industriales que se emplean en la fabricación de sucedáneos de leche materna fallan, más a menudo de lo que nos creemos
– que los mecanismos de control de estos fallos son insuficientes

La empresa asegura que tras la detección del error se procedió a la retirada voluntaria del lote y que incluso el hecho fue publicado en prensa, pero como digo, no ha sido suficiente. Tal vez como dice Mieria Long en Bebés y Más la leche artificial debería considerarse un medicamento y ser manipulada y controlada como tal.

La salmonellosis produce vómitos, fiebre, diarrea, dolor abdominal y malestar general. En niños muy pequeños el principal peligro es la deshidratación. Si tienes un bote de este lote, devuélvelo al comercio donde lo adquiriste o simplemente tíralo.

Más información en El Mundo y en twitter, bajo el hashtag #alertasalud

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*