Reflejos primarios del recién nacido

Reflejos primarios recien nacido

 

El neonato tiene totalmente formado su sistema nervioso central al nacimiento, pero funcionalmente está inmaduro.

En el nacimiento, tiene un primer período de reactividad que dura unos 30 minutos, de ahí la importancia del piel con piel inmediato en el paritorio y el inicio de la lactancia materna, y, después tiene un período de latencia en el que permanece dormido. Unas 2-5 horas después del nacimiento vuelve a estar reactivo durante unas horas. Los primeros días está dormido la mayoría del tiempo, sólo se despierta para comer.

Al nacimiento, el recién nacido presenta unos reflejos denominados arcaicos que desaparecerán a los pocos meses. Aproximadamente cuando el bebé cumple 6 meses todos estos reflejos han desaparecido.

A continuación, vamos a comentar los más importantes:

  • Reflejo de la marcha automática: si colocamos al neonato de pie y ligeramente inclinado hacia adelante, éste intentará caminar. Desaparece al mes de vida.
  • Reflejo de enderezamiento: al presionar los pies del niño, éste se endereza empezando por los pies de forma caudal hasta llegar a la cabeza. Desaparece a los dos meses.
  • Reflejo de moro: se debe a un cambio que supone un sobresalto, el neonato se asusta y “se defiende” abriendo los brazos, echándolos hacia atrás en extensión y separándolos del cuerpo, a continuación, se flexiona sobre el tórax como si quisiera abrazarse a sí mismo. Desaparece a los 3-4 meses.
  • Reflejo de succión: cuando el pezón o la tetina del biberón incluso el dedo de cualquier persona, incluido el del recién nacido, se ponen en contacto con los labios del bebé éste empieza a succionar. Desaparece a los 3 meses.
  • Reflejo de búsqueda: si se estimulan las comisuras labiales, el niño desvía la boca hacia el punto donde se aplicó el estímulo. Desaparece a los 3 meses.
  • Reflejo de prensión palmar y flexión plantar: si se pone un objeto en contacto con la palma de la mano o la planta del pie, el lactante cerrará con fuerza la extremidad para intentar agarrar el objeto.
  • Reflejo de Babinski: si estimulamos el lateral de la planta del pie con un objeto con punta roma, se produce una abertura en abanico de los dedos del pie. En el adulto, lo que ocurre es una flexión de los dedos si se aplica este mismo estímulo.

 

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*