Qué frío

catarro

Con estos fríos no queda más remedio que hablar de los catarros, las gripes y todas esas infecciones respiratorias leves que en esta época están de moda. No hay quién se libre de cogerse algún catarro al año, ni los bebés lactantes (pobres) ni siquiera los adultos. Mucho más cuando los niños acuden al cole y sobre todo a las guarderías.

Los virus (porque son virus) del catarro y la gripe se transmiten por el aire, así que es difícil eludirlos, pero también son capaces de sobrevivir durante mucho tiempo en las manos y en la superficie de los muebles: mesas, sillas…incluso en el suelo. Por no hablar de la saliva. En un aula con 27 niños es una tarea imposible que no compartan vaso o galleta alguna vez. Si uno tiene un catarro, la “epidemia” está servida. No se escapa ni la profe.

Tratar de mantener una buena higiene corporal, lavándose las manos a menudo, enseñar a los niños a taparse la boca – preferiblemente con la manga – al toser o estornudar, usar pañuelos desechables y confiar en la suerte son de las pocas cosas que pueden hacerse para disminuir el riesgo de contagio. Evitar los cambios de temperatura, abrigarse convenientemente estilo cebolla, intentar no salir a la calle después de sudar…Llevar una buena alimentación, dormir las horas suficientes, procurar no estresarse y descansar y sobre todo reírse y abrazarse mucho también ayuda. Pero no puede hacerse mucho más.

Como decíamos más arriba, el catarro, la gripe y casi todas las enfermedades respiratorias están producidas por virus, por lo que cuando te pillan los antibióticos no sirven. Una vez consultado el médico para descartar alguna bacteria – por ejemplo si lo que duele es la garganta o los oídos – no queda más que armarse de paciencia, agua y paracetamol. Los virus del catarro y la gripe mutan cada año y el ser humano en sus limitaciones aún no ha encontrado nada que los cure. Afortunadamente se mueren solitos, pero para eso hace falta tiempo y mientras tanto mitigar los síntomas.

Los medicamentos antitusivos (para la tos) y mucolíticos (para los mocos) no están recomendados en casi ningún caso, escucha a tu médico y créetelo, que no te receten nada no tiene nada que ver con los recortes.

Y como siempre, la homeopatía puede ayudarte a pasar por estos momentos, que, lamento tener que comunicar sobre todo a las nuevas, se repetirán bastante durante el invierno, todos los inviernos. Menos mal que es poca cosa. Consulta con tu médico sobre los medicamentos homeopáticos que pueden ayudarte a pasarlo un poquito mejor. Las navidades están a la vuelta de la esquina y pronto podremos descansar un poco.

Para no repetirnos mucho además hoy os queremos recordar aquel post en el que eráis vosotras, las mamis, las que dabais consejos para evitar los catarros. Si no estabas con nosotros por aquellas fechas merece la pena que le eches un vistazo.

Y ánimo, que un catarro son tres días.

Foto | Lara604

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*