¿Puedo dormir con mi hijo?

 

colecho3

 

¡Claro!

La gran mayoría de los padres lo pasa fatal los primeros meses con el tema del sueño. Los bebés y los niños pequeños no duermen igual que los adultos, ya que el sueño es un proceso fisiológico que va cambiando y que depende en gran medida del desarrollo neuropsicológico. Y los padres lo pasamos mal intentando manejar el sueño del bebé.

Los bebés muy pequeños ni siquiera distinguen el día de la noche, así que duermen cuando tienen sueño. Es normal que los bebés se duerman en brazos y es normal que se duerman en el pecho, también es normal que se duerman mientras los paseas y sobre todo es normal que no quieran dormirse solos.

Los seres humanos somos mamíferos y primates sociales, que vivimos en grupo. Además somos diurnos, lo que quiere decir que dormimos de noche. Como no tenemos pelo, ni garras, ni dientes, durante la noche somos especialmente vulnerables, no sólo a los depredadores (que vale, ahora son más estilo ladrón), sino también a las bajadas de temperatura. Así que los seres humanos dormimos en grupo. O al menos así es como creen los expertos que dormíamos antes y como aún duermen muchas personas en el mundo: en realidad los niños que duermen solos en su cuarto son un invento moderno.

Así que, claro, puedes dormir con tu hijo, así ha dormido la humanidad durante toda su historia y así duermen hoy en muchas partes del mundo. Sólo es necesario que, igual que cuando compras una cuna, tengas en cuenta ciertas normas de seguridad.

1. La superficie debe ser firme (nada de camas de agua) y no debe haber cojines, ni almohadones, ni demasiada ropa de cama

2. Evita dormirte con el niño en el sofá o dormir al niño sobre un cojín o superficie mullida

3. Usa pijamas sin lazos largos y si tienes el pelo muy largo recógelo en una coleta

4. El niño ha de dormir sobre su espalda, con la cabeza vuelta hacia un lado

5. Al principio el niño debe dormir al lado de la madre y no entre la madre y el padre

6. Un bebé pequeño no puede dormir al lado de sus hermanos ni de las mascotas de la casa

7. No cubras la cabeza del bebé

8. Evita que la habitación esté excesivamente caliente (esto vale también si duerme en su cuna)

9. Si el bebé duerme en una cuna sidecar, adosada a la cama, los dos colchones deben estar a la misma altura y sin huecos entre ellos.

10. No duermas con tu bebé si has bebido alcohol o tomas drogas o medicamentos para dormir

11. No duermas con el bebé si estás inusualmente cansada

12. El tema del tabaco es controvertido, pero en cualquier caso es mejor evitar el colecho durante las primeras 14 semanas si has fumado durante el embarazo o sigues fumando después

13. Las personas muy obesas pueden no darse cuenta del espacio que ocupan por la noche, así pues deben evitar dormir con bebés muy pequeños

14. Cuando el bebé adquiere movilidad, es capaz de girarse y gatear, muchos de estos riesgos disminuyen, pero aumenta el riesgo de caídas, así que es conveniente colocar barandillas

Recuerda que la homeopatía es eficaz para el abordaje de la ansiedad y el estrés y los  trastornos de sueño asociados, y que no se han descrito efectos secundarios adversos asociados a la toma de medicamentos homeopáticos. Consulta con tu médico si no logras dormir bien.

Dormir con los hijos es una de las experiencias más bonitas que se pueden disfrutar. Los bebés dan calor, huelen bien, son dulces y producen paz. El colecho favorece la lactancia materna y el descanso de la madre y por tanto, si se hace de forma segura, no existe ningún impedimento para practicarlo excepto los tabúes culturales. ¿Quieres dormir con tu bebé? Adelante, puedes hacerlo.

 

Foto |  rsgranne

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>