Permisos para padres: ¿iguales, obligatorios e intransferibles?

permisos paternidad 2

La Asociación PPiiNA es en la actualidad la organización que más está peleando por los permisos de paternidad. Sin duda hay que reconocerles el esfuerzo. Sin embargo su propuesta, desde el punto de vista de una madre, me parece muy alejada del ideal y por tanto, simple y llanamente, no puedo estar de acuerdo con ellos, sobre todo porque muchos de sus argumentos son falaces y también injustos a la par que en parte muy paternalistas, tal cual.

Permisos de paternidad iguales, obligatorios e intransferibles, esta es la propuesta. Y a simple vista ya chirría.

La PPiiNA propone que los permisos de paternidad sean, inmediatamente, de igual duración que los permisos de maternidad, lo que estaría la mar de bien si los permisos de maternidad fueran como es debido. Lamentablemente pensar esto es vivir en los mundos de Yupi.

Para empezar con el tema vamos a echarle un vistazo a la baja maternal que disfrutamos en nuestro país.

El permiso de maternidad en España consta de seis semanas obligatorias para las madres (aunque no todas se las cogen) y diez semanas “voluntarias” que pueden no tomarse o intercambiarse con el padre. El uso del término “intercambiar” en lugar del que se usa comúnmente “ceder” es consciente y está escogido a mala leche. Sí, porque el lenguaje es muy importante.

En nuestro país sólo el 1% (aprox) de los hombres se acogen a las diez semanas de baja paternal que ahora mismo la ley les permite, con el simple hecho de intercambiar este derecho con la madre de la criatura. La cosa tendría su miga si, después de la baja maternal, el porcentaje de señores que reducen su jornada o se acogen a una excedencia, asuntos en los que tienen el mismo derecho que sus cónyuges, las madres, aumentara escandalosamente, pero esto no es así.

Las organizaciones como PPiiNA, que por supuesto tratan de ser políticamente correctas, argumentan que esto es debido al menor sueldo de las mujeres (sistémico) y a la mayor precariedad laboral, cosa que según ellos se arreglaría mediante su propuesta y se agravaría aumentando las bajas maternales. Pero el argumento es falaz, porque las bajas maternales son intercambiables y porque existe otra opción y es que no se discrimine a las mujeres por su sexo o su condición de madres, que los sueldos se equiparen y que las oportunidades laborales sean iguales para los dos sexos. Permisos iguales, sí, pero cuando las condiciones sean iguales. La discriminación puede perseguirse o al contrario, fomentar la igualdad dentro de las empresas. Las bajas por maternidad no tienen nada que ver en este asunto, ya que la cuestión, como ya he dicho, se extiende mucho más allá de las 16 dichosas semanas. Y no se puede pedir un derecho argumentando que es malo que otros amplíen los suyos. Sencillamente esto es discriminatorio e injusto.

Para defender por tanto esta postura hay que bajarse al terreno de lo políticamente incorrecto. Es cierto, las mujeres no solemos “ceder” nuestro permiso maternal. Ignoro si existen estadísticas al respecto, más allá de las cifras de padres que intercambian la baja con su pareja, pero, y hablo en primera persona, yo personalmente no hubiera “cedido” ni una semana de mi baja. Recuerdo aquí una conversación muy interesante que tuve con un señor muy feminista que me aseguraba que esto sucede porque las mujeres nos volvemos un poco tontas (por supuesto no lo dijo así, era un feminista) con esto de la maternidad, que perdemos oportunidades de realizarnos como personas y que hay que protegernos caballerosamente de esto.

El paternalismo es machista. Yo soy dueña de mi vida y decido cómo y cuando me realizo y por otro lado si las leyes que nos protegen frente a la discriminación laboral fuera eficientes nadie tendría que protegerme de mí misma y mi tontería hormonal, que por otra parte es sólo transitoria. La otra opción es que se me considere una bruja egoísta, que ni por asomo va a ceder un derecho peleado durante años, pero esto ya entra dentro del terreno del insulto. La vida es así.

Por otro lado ahora mismo hay montones de mujeres a las que les cuesta un mundo tomarse las diez semanas de baja voluntaria. El mobbing es lo que tiene. Actitudes como las de algunas de nuestras políticas no ayudan en absoluto. Esta es la triste realidad y habría que empezar por mejorar este asunto. Hay cosas prioritarias.

Podríamos por tanto empezar por preguntarnos qué quieren las mujeres. O mejor, qué quieren los niños.

Foto | LaBellaVida

0
9

9 Comentarios

  1. Genial!. Yo desde luego no creo en que obligando se consigan los cambios de actitud, por una parte, y por otra parte, el que se planteen como intransferibles, deja corta a la madre que si desea tener una lactancia… me pregunto, ¿Será que una iniciativa para que la lactancia materna sea obligatoria, tendría la misma acogida? seguro que no… porque las prioridades van del revés.

  2. Felicidad 16 Octubre 2012

    Buenas , ¿permiso para debatir?Me gustaría decir un par de cosas sobre PPiina (no milito , pero he estado en un par de reuniones anuales).
    Kuxille

  3. Author
    Irene Garcia 16 Octubre 2012

    Por supuesto que hay permiso para debatir, lo que no hay es mucho tiempo (lo digo por si no te contestamos inmediatamente, somos todas madres xD). Vaya por delante que yo no tengo nada contra la PPiina y mucho menos contra alguno de sus miembros en particular (no conozco a ninguno) sólo estoy refutando sus argumentos. Saludos.

  4. David Lay 16 Octubre 2012

    Grande Ser mamás como siempre 😉

    Para cambiar el permiso de paternidad primero hay que cambiar el de maternidad. Y sobretodo no confundir paternalismo con paternidad. La línea entre el paternalismo y el machismo (o feminismo) es muy fina y hay mucho riesgo de cruzarla.

    Yo prefiero llamarlo paternidad, ya que es más real y se ajusta más por lo que los papás estamos luchando, ser parte activa de la corresponsabilidad y (nunca me cansaré de repetir), que en algunos sectores feministas se nos reconozca ese derecho.

    Abrazos

  5. Madrescabreadas 16 Octubre 2012

    Me parece estupendo ampliar el permiso de paternidad, pero imponerlo a la fuerza ya es otro tema, ya que entonces no sería responsabilidad, o corresponsabilidad, oprque no nace de la voluntad de la persona, sino que sería obligación o coobligación (valga la expresión).
    Un dato: en Francia, muchos padres usan ese permiso obligatorio para jugar al golf.
    La prestación del cuidado a los niños debe nacer del corazón de cada uno. Nadie al que se le imponga cuidar a alguien lo hará de buen grado o se escaqueará.
    Creo que al imponer los permisos de paternidad lograríamos el efecto contrario al que buscamos.
    Gracias por el post.

  6. Dori Fernández 16 Octubre 2012

    Buenas tardes. Por favor, antes de hacer una crítica a una propuesta de política de igualdad real como la que planteamos desde la PPiiNA, te ruego estés mejor informada sobre la misma.
    Todos los segundos jueves de cada mes puedes (podéis) encontrarnos en Madrid, C/Barquillo, 44, 2º izq. a las 18:30h
    Gracias

  7. Aristogeros 18 Octubre 2012

    “Permisos iguales, sí, pero cuando las condiciones sean iguales.” Yo creo que las cosas funcionan al revés: permisos iguales PARA que las condiciones llegen a ser iguales. Los permisos iguales e intrasferibles influirían para bien en el cambio de todas las otras condiciones laborales discriminatorias que sufren las mujeres.

  8. Felicidad 18 Octubre 2012

    En primer lugar yo si estoy de acuerdo conque los permisos sean obligatorios , porque desgraciadamente si no lo son las empresas pueden coaccionar a sus trabajadores y trabajadoras (también obligatorio para madres , claro lacten o no )a no cogerlo , como ya pasa.

    La gente que haga un mal uso de el permiso … son sus bebés , como me dice mi abuela , si no quieres estar con ellos ¿para qué los tienen?(Ley del aborto a parte).
    Me ha parecido muy frivolo decir que los padres en Francia se iban a jugar al golf , en primer lugar no he encontrado esos datos , en segundo lugar ¿si que está bien Francia?Yo estoy segura que como estamos , no podríamos ni permitirnos una niñera para poder irnos al golf.

    Estoy muy de acuerdo con Aristogenos , si se aprueban más permiso a nosotras tendríamos privilegios que no tienen los hombres .No es que viva en el mundo de Yupi , es que en esta realidad no van a hacer realidad ni tus propuestas ni las mías … solo despedir al cuidador cuidadora y punto .Trabajadores sobran .:(

  9. Madrescabreadas 19 Octubre 2012

    Felicidad, el dato lo escuché en el reportaje de La 2 “Hasta que el hogar nos separe”:

    http://www.rtve.es/television/20120321/documentos-tv-hasta-hogar-separe/372499.shtml

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*