Pequeños pero valientes. Feliz Día Internacional del Prematuro

prematuros

El 17 de noviembre se celebra desde hace seis años el Día Internacional del Niño Prematuro, en homenaje a todos esos pequeños valientes que cada año vienen al mundo antes de tiempo pero con muchas ganas de quedarse.

Los partos prematuros, aquellos que se producen antes de la semana 37 de gestación, alcanzan un porcentaje de alrededor del 10% de los partos totales en todo el mundo, sin mucha variación entre unos países y otros y también en países con alto desarrollo económico. Los avances de la medicina no han conseguido evitar la prematuridad, que en ocasiones compromete la supervivencia de los pequeños pacientes y en otras puede dejar secuelas graves de por vida, pero sí han conseguido aumentar muchísimo la esperanza de vida y disminuir enormemente estas secuelas. Ser prematuro en España no es lo mismo que serlo en un país subsahariano y tampoco es igual ser un prematuro de 34 semanas que uno de 27. Aún así, la medicina, casi milagrosa, consigue que en los países con buenos sistemas de salud un bebé de 500 gr pueda sobrevivir en más o menos buenas condiciones con una probabilidad muy alta y nacer con 27 semanas no es en la mayoría de los casos una tragedia.

Nadie sabe muy bien por qué los bebés nacen antes de tiempo. Factores como el tabaquismo o los embarazos múltiples parecen ser factores importantes en los nacimientos prematuros, pero los expertos creen que uno de los factores determinantes es el estrés materno durante el embarazo. Cuidar a las madres se convierte así de nuevo en una prioridad para todos los que las rodeamos, individual y socialmente. Porque si bien un parto prematuro tiene ahora muchas papeletas para acabar bien, la realidad es que nada te prepara para tener un bebé muy pequeño y que tiene que luchar para sobrevivir desde el primer día de su vida.

Los prematuros son unos luchadores, grandes maestros que te enseñan a diferenciar lo importante de lo urgente y sobre todo el valor de simplemente acompañar, permanecer al lado. Con un bebé prematuro los padres poco más podemos hacer que estar junto a él.

Hasta hace uno años y aún hoy en muchos sitios, los bebés prematuros permanecen mucho tiempo solos en sus incubadoras. Afortunadamente cada vez más hospitales en todo el mundo comienzan a aplicar protocolos de Cuidados Centrados en el Desarrollo y la Familia, que comprenden prácticas como el contacto piel con piel, el método madre canguro o el fomento de la lactancia materna y que permiten a los padres acompañar a sus mini-bebés las 24 horas al día, con unidades de cuidados intensivos neonatales de puertas abiertas en la que los padres no sólo son bienvenidos, sino que su presencia es imprescindible para asegurar un alta temprana y una vida con menos obstáculos. Y es que la presencia de los padres, el contacto piel con piel sobre todo con la madre, la lactancia materna e incluso las visitas de hermanos o abuelos han demostrado ya científicamente ser una de las mejores medicinas para estos pequeños valientes.

Desde la experiencia de mamá de una prematura hoy en Ser Mamás mandamos un saludo y una felicitación enorme a nuestros pequeños héroes y heroínas, que vinieron al mundo antes de los previsto y nos demostraron cuánta fuerza puede tener un ser humano. Feliz Día Internacional del Niño Prematuro.

 

Foto | wikimedia

Fuente | wikipedia

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*