Noviembre, mes de los prematuros.

prematuros2

Noviembre es el mes para la concienciación de los nacimientos prematuros.

Alrededor de un 15% de los niños que nacen en el mundo lo hace antes de tiempo. Unos 30.000 en España y unos 15 millones de bebés al año en todo el planeta llegan a la vida semanas o incluso meses antes de estar preparados para ello. Son muchos, la verdad, y la ciencia no sabe ni las razones ni la forma de evitarlo. Las causas que desencadenan un parto antes de hora son desconocidas aunque los científicos están cada vez más convencidos de que el estrés juega un papel importante en este asunto, sobre todo porque los nacimientos prematuros aumentan cada año también en los países ricos, donde el nivel de vida de las madres, la alimentación, la higiene y los cuidados durante el embarazo son buenos, o al menos aceptables.

Para el que no lo sepa soy mamá de una prematura. Lara nació a las 34 semanas de edad gestacional (lo que no es demasiado prematuro) con un peso de 1,100 kg (lo que es muy bajo peso). Permaneció ingresada 49 días, 27 de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y sus dos primeros años, sobre todo el primero, fueron bastante accidentados.

Tener un prematuro no es ninguna gracia. Al “trabajo” de tener un bebé nuevo se une el hecho de que este bebé es inmaduro; pulmones inmaduros, aparato digestivo inmaduro, sistema inmune inmaduro, sistema nervioso inmaduro…el estrés de nacer antes de tiempo se suma al estrés de todos los procedimientos médicos a los que hay que someter a estos bebés para asegurar su supervivencia.

En nuestro país y otros países de nuestro entorno afortunadamente tenemos una tasa de supervivencia muy alta para los nacimientos prematuros, si has tenido contacto con el tema sabrás que cada vez sobreviven más niños cada vez más pequeños, de 26, 25, incluso 24 semanas, verdaderos seres diminutos, cuya vida parece un milagro. Todo el mundo conoce a alguien ya que nació con 30 semanas. Mucha gente conoce bebés que nacieron con 27. Los avances médicos han hecho mucho por estos bebés.

Pero la supervivencia no lo es todo. El estrés pasa factura. La inmadurez y las condiciones en las que estos bebés son recibidos en el mundo pueden acarrear graves secuelas para toda la vida; los prematuros tienen más riesgo de todo.

Y por eso este mes vamos a hablar largo y tendido de ellos. Porque aunque los nacimientos prematuros no puedan predecirse, sí que pueden minimizarse y, sobre todo, pueden minimizarse las consecuencias de haber tenido una mala bienvenida.

Noviembre, mes de los prematuros.

Foto | photogramma1

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*