Más tiempo con los hijos

manifiesto

¿Te acuerdas de aquel libro, Momo?

Ahora que llegan las vacaciones escolares la conciliación se convierte en una utopía sólo al alcance de unos pocos privilegiados. Campamentos, granjaescuela, guarderías, abuelos, al pueblo con la tía, en casa con la chica…hoy me quedo yo y mañana tú y ya nos iremos de vacaciones juntos cuando, …cuando sea…En verano la incompatibilidad de la vida moderna con la mater/paternidad se hace si cabe más patente.

Que los niños donde mejor están es con sus padres parece una perogrullada de las gordas. Aún por si alguien no se lo cree existen cada vez más expertos y estudios científicos que lo aseguran. Desde que Bowlby describiera su teoría del apego cada vez son más las voces que reclaman que el establecimiento de un vínculo fuerte con el cuidador principal es fundamental para el desarrollo físico y social de todas las personas. Claro, ¿quién los va a querer más, a tratar mejor? Como decía una amiga mía “he dejado de trabajar para cuidar a mi hija porque quiero que herede mis taras psicológicas, no las taras psicológicas de una niñera desconocida”. Y sin embargo la mayoría de las veces es prácticamente imposible: o teletrabajas o estás apañado. Y aún teletrabajando ¿es posible hacerlo desde la piscina mientras vigilas que la mayor no ahogue al vecino del quinto y la pequeña no se arroje en donde cubre o le robe la toalla al socorrista? Ni con el iPad lo veo yo factible (y eso que sería una bonita excusa para comprármelo, jeje). Por supuesto eso para el que tenga piscina. Ni hablar de ir mirando el iPhone por la calle, los coches no se toman vacaciones. No hay zona wifi en los parques de bolas (muy mal, ¿lo ha pensado alguien como negocio?).

Como ya sabéis soy protestona así que en cuanto que puedo reclamo bajas maternales más largas, no sólo porque con un sueldo no se llega y la primitiva es una esperanza remotísima, sino porque me tiré muchos años estudiando, no quiero ser madre full-time a los sesenta, cuando ya no tenga hijas o al menos no los tenga en casa. Pero sí quiero criarlas todo el tiempo que pueda. Porque creo que también, al igual que poder disfrutar de las ventajas de pertenecer al mundo laboral, es mi derecho. Y también, o mejor, sobre todo, el suyo.

Afortunadamente no estoy sola en esto. ¿Quieres unirte a la causa? Sólo tienes que hacer click.

Manifiesto Más tiempo con los hijos.

Que además y como son profesionales del tema lo explican mucho mejor que yo. Leélo y después si quieres, firma.

Foto | ShutterBabe

2 Comentarios

  1. Ileana 21 junio 2010

    Qué bueno este post también, Irene, estás tremendamente prolífica!!! :-)No hay quien te siga!!!

    Me he reído mucho con lo de las taras psicológicas de la niñera desconocida!!! jajajaja…

    Besos!!!

  2. a2397577 10 febrero 2013

    I’ve said that least 2397577 times. SKC was here…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*