Mamás emprendedoras: Llanos y Arantxa

kanguheader_blog3

Ser Mamás entre otras cosas me ha permitido conocer a mucha gente, madres serias (a la par que divertidas) y conscientes que han decidido que podían dedicar su vida no sólo a cuidar de sus hijos, sino a ayudar a otras madres a hacer lo mismo.

Conocí a Llanos hace tres años en Twitter y logré, por fin y como se dice en las redes sociales, desvirtualizarla a ella y a sus enanos el verano pasado. Una chica grande en todos los aspectos, capaz de cargarse a dos trastos a las espaldas sin siquiera pestañear. Claro, con ayuda de algún que otro portabebés.

Llanos, como muchas otras, ha decidido emprender. Y a mí me parece tan perfecto que las madres emprendan…porque de estas crisis sólo vamos a salir con ingenio, hoy os presento la tienda especializada en maternidad de Llanos y su socia Arantxa. Kängu, en Alicante. Llanos y Arantxa se liaron el fular a la cabeza y consiguieron un local. Y no contentas con eso, hasta hacen flashmobs.

Con vosotras Kängu. Si eres de Alicante o veraneas allí, no se te olvide pasar. Y que Llanos te enseñe cómo portear a dos niños a la vez – sinceramente sólo por eso merece la pena.

Somos Llanos y Arantxa, mamas de dos familias canguras que vivimos en Alicante y que hace unos años comenzamos nuestra aventura de ser padres viéndonos sumergidos de lleno en todo un mundo desconocido por nosotros.

El instinto nos llevó a informarnos de cómo queríamos criar a nuestros hijos y descubrimos la crianza en brazos entre otras muchísimas cosas referentes a una crianza más natural, donde nos quitamos prejuicios y nos dejamos llevar un poco mas por nuestro instinto y sabiduría interna. Esa voz y ese sentimiento que nos sale del pecho cuando nuestro hijo llora y quiere que le cojamos en brazos. No callar esa voz y romper con los mitos de que cogerlos es malcriarlos, fue una liberación para nosotros.

Cuantas veces habré oído en foros, blogs, y el grupo de nuestra ciudad, la frase “Bendito fular” o “benditos portabebés”.

Podemos pasear con las manos libres, podemos entrar en tiendas con facilidad, podemos besarlos cada tres pasos si queremos, podemos dormirlos y amamantarlos a la vez, podemos ir de excursión por la montaña, pasar de mejor manera una mala noche, regular la fiebre, piel con piel, podemos atender a nuestro hijo mayor sin soltar al pequeño, hacer las tareas de la casa sin desatender a los pequeños, etc.

Y ellos ahí lo tienen todo. Tienen a Mamá o a Papá, tienen su regazo, calorcito para acurrucarse, seguridad, alimento inmediato, los latidos del corazón que le acompañaron en su desarrollo intrauterino, las mejores vistas para su inmensa curiosidad y la postura adecuada para su cadera y espalda.

El porteo de nuestros hijos nos ha dado tantas alegrías y comodidades que solo podemos estar agradecidos y por ello siempre hemos querido compartirlo, para que cada vez más gente se beneficie de ello. Esto es lo que nos ha llevado a fomentarlo por nuestra ciudad, hacer talleres gratuitos, y charlas, en estos dos últimos años y ahora tenemos la gran ilusión de poder complementarlo con nuestra tienda física y online para acercaros estos y otros productos útiles y amortizables hasta la saciedad.

Kängu tambien nace por la necesidad de conciliación. En nuestros anteriores empleos la conciliación era más bien difícil. Ahora, como empresarias, nos podemos permitir el lujo de trabajar fuera de casa con los niños a cuestas. Y nunca mejor dicho “a cuestas”, ya que como mejor duermen la siesta es pegaditos a mamá, creemos que donde mejor está un niño es con su madre.

 

Ya sabéis. Las mamás emprendedoras van a cambiar el mundo. Y encima se divierten. Las muy…

0
3

3 Comentarios

  1. Llanos 18 Junio 2013

    Tu si que eres grande Irene. Un beso enorme.

  2. lydia rodriguez 18 Junio 2013

    muy bueno al artículo son unas grandes profesionales te asesoran, aconsejan, dan talleres. Sabes que sales de ahí con la mejor elección para tí y para tu hijo. Y a la vista está que con los portabebes se puede hacer de todo. hasta bailar

  3. Yessica 20 Junio 2013

    Hola, me encanto su articulo y me siento muy identificada con ustedes, la necesidad de seguir disfrutando de mi pequeño Sebas, hizo que me introdusca en este mundo de los fulares, la lactancia y el colecho, una forma distinta de ver la vida. Siempre con mi fiel compañero, mi hijo. Yo tambien dije es su momento “Bendito fular”, y desde ahi nacio Mi Wawino, que nos permite a Sebas y a mi Seguir disfrutando juntos dia a dia, me encantaria conocerlas, pero se es muy dificil, nos separa un continente, yo soy de Lima-Peru, y aunque estamos muy lejos, gustosa las seguire mediante sus articulos y seguire aprendiendo más de este mundo de portabebes. Saludos y muchas bendiciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*