Los pequeños también toman leche materna (y II)

lactancia_2_parteAnte todo has de contar con el apoyo y la pericia del personal sanitario. Es mucho más difícil lactar a un prematuro en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales que tenga horario de visitas para los padres que en un centro con horario libre. En el Hospital 12 de Octubre de Madrid, por ejemplo, el Servicio de Neonatología está abierto 24 horas para los papás de los bebés ingresados, incluso en la UCIN los padres pueden entrar a cualquier hora del día o de la noche, siempre que la situación de su bebé o de algún otro bebé de la unidad no requiera lo contrario. Si estás buscando hospital y una de tus prioridades es que tenga un buen servicio de neonatología, asegurate de que después podrás acceder a tu bebé siempre que lo necesites (tu bebé lo necesitará todo el rato).

Has de tener paciencia. El reflejo de succión no aparece hasta la semana 32 – 34 de gestación, por tanto, si tu bebé nació mucho antes pasarán unas cuantas semanas hasta que ponértelo al pecho sirva realmente para alimentarle. Mientras tanto póntelo al pecho, la teta es algo más que leche, es contacto, es consuelo, es amor.

Y mientras tanto también, extráete leche regularmente, unas 8 – 10 veces al día, más frecuentemente si es necesario hasta que te suba la leche. Si no estás muy agotada procura que alguna extracción sea por la noche. Uno de los principales escollos en la lactancia de un prematuro es ésta. La extracción en vacío, sin bebé, es complicada física y psicológicamente, sobre todo si el periodo hospitalario se alarga mucho.

Pregunta sin miedo cual es el tiempo medio que un bebé de las características del tuyo pasa en el hospital. Quizás el personal médico no se atreva a hacerte una estimación, pues muchas veces este tiempo depende de las complicaciones que vayan surgiendo, pero seguro puedes hacer una “encuesta” a otros padres en tu misma situación. Hablar con ellos te vendrá bien en cualquier caso. Si tienes momentos de flaqueza habla con los médicos, si crees que te quedas sin leche, consúltales.

Has de tener mucha información. Es muy posible que tu bebé no se enganche demasiado bien al pecho, en una UCIN hay veces que las tetinas de consolación son imprescindibles, por mucho rato que mamá esté con el bebé siempre están las noches, siempre hay algún análisis… Las tetinas, sobre todo a edades muy tempranas, interfieren con la lactancia, generan lo que se conoce como “confusión tetina – pezón” ya que el mecanismo de succión de una tetina no es el mismo que el mecanismo de succión al pecho: la posición de la boca es distinta, se usan distintos músculos maxilofaciales.

Si el bebé no se agarra bien puede hacerte grietas. El sacaleches no ayuda a mejorarlas sino todo lo contrario. Consulta a un experto y que revise vuestra postura. Existen cremas especiales, de lanolina u homeopáticas, que no perjudican al bebé y que pueden aliviarte.

Has de tener muchas ganas. Independientemente de que la postura sea regularcilla, lo que puede ocasionar tomas muy frecuentes o muy largas, muchos de los bebés prematuros maman tooooooooodo el rato, con más fruicción que sus hermanos gordotes, de día y de noche, cada cinco minutos, siempre. Tienen que recuperar el tiempo perdido.

Tienes que ser valiente. Tendrás muchas dudas, tendrás muchos miedos, tendrás muchos días malos en los que pensarás que no lo vas a conseguir, sobre todo cuando llegues a casa y te quiten la báscula y ya no se pesen los pañales y no haya nadie que te diga que no hace falta que le suplementes más.

Has de tener confianza en vosotros. Tu bebé puede hacerlo. Tú puedes hacerlo. Yo pude. La chica del video también.

La lactancia materna de un bebé prematuro no sólo es esencial, sino que es aún más gratificante que amamantar a un bebé “normal”. Y no es tan diferente, a pesar de todo.

En Ser mamás | Los pequeños también toman leche materna (I)

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*