La oxitocina, las relaciones sociales y los genes

maternidad

Ya sabéis todos que soy fan de la oxitocina, esa molécula chiquitita que es capaz de relacionar el sexo con el acto de hacer un regalo. La oxitocina, presente en los orgasmos, en el parto y en la lactancia y responsable de las conductas maternantes tanto en mujeres como en hombres, está también implicada en todos los procesos vitales que tengan que ver con las relaciones sociales. La oxitocina es la responsable de las conductas altruistas, de la confianza, de la formación de vínculos de parentesco, de la generosidad, de la amistad y del amor. La oxitocina es el pegamento social.

Una pequeña clase de biología molecular. Como muchos compuestos biológicos la oxitocina funciona generando una cascada de reacciones en sus células diana. Para ello la oxitocina ha de unirse a una proteína presente en la membrana celular, su receptor específico, que en este caso se denomina OXTR. Los receptores celulares como digo suelen ser proteínas y por tanto están codificadas en los genes. Esto implica que las distintas variaciones genéticas presentes en los diversos individuos pueden afectar a la función de dichas proteínas y por tanto afectarían a la función de las moléculas para las cuales actúan como receptor. O de otra manera, el egoísmo se heredaría, pasaría de padres a hijos sin que nada se pudiera hacer, como el color de los ojos o la nariz ganchuda.

Un reciente estudio científico publicado en la revista PLoS One demuestra que no se puede encontrar una correlación entre las distintas variaciones (polimorfismos) frecuentes en el gen que codifica para el OXTR y el comportamiento social de las personas. Que existen personas más generosas, altruistas, capaces de generar confianza en los demás, amables y con mayor capacidad de amar es obvio, sólo hace falta echar un vistazo alrededor, pero estas características, según el estudio, no se heredan a través del receptor de oxitocina. Y si no se heredan no queda otra que afirmar que o están influídas por el medio ambiente o se aprenden a lo largo de la vida (lo que al final es lo mismo).

O tal vez lo que suceda es lo contrario, que se desaprenden.

El hecho de que las modificaciones en el gen que codifica para el receptor de oxitocina no afecten a su funcionamiento tiene una lectura bastante interesante: quiere decir que el receptor de oxitocina es tan importante que toda modificación que estropease su acción ha sido eliminada por la selección natural, las variaciones en este gen que impidieran su correcto funcionamiento se han perdido a lo largo de la evolución porque los individuos que las portaban no podían reproducirse o su progenie no sobrevivía y sólo aquellas que aseguraban un buen funcionamiento han podido pasarse de padres a hijos.

Esto nos lleva a dos cuestiones: el tan manido instinto maternal, ese que dicen que no existe y que sin embargo algunas hemos sentido como algo físico, unas ganas locas de moder cada vez que la vecina quería coger a nuestro bebé ¿Quién crees que tenía más nietos? ¿La cromañón que cuidaba de sus bebés como una loba, los amamantaba, los llevaba siempre pegados y se revolvía con sólo que algo los amenazase o aquella que los dejaba llorando para que fueran aprendiendo? ¿Cual receptor de oxitocina crees que ha ido pasando de madres a hijos? ¿Cual crees que tienes tú?

Y la segunda, la base de la pedagogía negra, ese mito que asegura que los niños son unos seres horribles, egoístas y crueles a los que hay que doblegar. ¿Qué clan crees que sobrevivió mejor a las glaciaciones, los tigres de dientes de sable, el nomadismo y la ausencia de fuego? ¿Aquel en que cada cual iba a su beneficio o ese en el que sus miembros se sabían interdependientes unos de otros y que trabajaban no sólo para ellos, sino también para la comunidad? ¿Qué OXTR crees que se alzó con la victoria?

Visto de otra manera ¿para qué crees que existe el OXTR y porqué su función es tan importante y está tan protegida?

O como dice Carlos González: tu hijo es bueno, tu hijo es generoso. Y la ciencia cada vez está más cerca de demostrarlo. Sólo necesita mucha oxitocina para que su receptor funcione como la naturaleza ha seleccionado. Los mejor adaptados son además más cariñosos, los que reciben más cariño se adaptan mejor. Porque la oxitocina, la responsable de los orgasmos, los partos, la lactancia, la generosidad, el altruismo, la confianza en los demás, la amistad y el amor, tiene un receptor a prueba de bombas, o mejor, a prueba de mutaciones y sólo el ambiente, la cultura y la educación son capaces de hacer que no funcione bien.

¿Están los bebés programados para amar?

Mi agradecimiento a los miembros del Club de Amantes de la Oxitocina Natural, por ir recopilando tanta información en FB.

Dedicado especialmente a María, mamá, bióloga y reciente amiga. La mala semilla no existe ¿lo ves?

Foto | Mateo Bagnoli

4 Comentarios

  1. Ileana 21 Junio 2010

    Claro que sí, Irene.

    El “carácter” no se hereda. El carácter se “adquiere”, y se adquiere en la etapa “primal”: en la etapa intrauterina, durante el parto, en los primeros meses y años de vida…

    Muchas de las cosas que tradicionalmente se han considerado hereditarias, hoy se saben que se adquieren realmente en el “período primal”.

    Michel Odent ha demostrado, a partir de estudios científicos de diversas procedencias, que la capacidad de amar se adquiere en el período que rodea al nacimiento.

    Y por “capacidad de amar” entendemos emociones: empatía, autoestima, paciencia, felicidad…o su contrario: ira, violencia, miedos…

    Todo lo que tiene que ver con nuestro esqueleto emocional (y que solemos llamar “carácter”) se adquiere en esta etapa primaria, y depende de:

    -el bienestar de nuestra madre durante el embarazo
    -el parto libre y respetado
    -la no separación precoz bebé-madre
    – los cuidados y la satisfacción de las necesidades de contacto físico de los bebés

    ¡¡¡Ese es el gran conocimiento que nos tiene a todas entusiasmadas y revolucionadas!!! jejeje…

    Y por cierto, para mí es muy optimista, porque significa que podemos abandonar el determinismo genético, para saber que las cosas pueden ser cambiadas!!!

    Un abrazo y muchas gracias por este post, muy bueno!!!

  2. MARÍA 21 Junio 2010

    Gracias, Irene, por tu dedicatoria :o) Un artículo que rebosa logica por todos los lados. Me ha encantado y además me ha despertado el instinto de investigación y me ha dejado con ganas de saber más: ¿De que depende la expresión del OXTR en las diferentes células? ¿Hay más receptores a medida que vas teniendo más hijos? Esto lo digo por dos cosa:
    1- Cada parto es más facil que el anterior, como si el útero fuera más eficiente en sus contracciones.
    2- Algunas madres me han comentado que el apego por el segundo o tercer hijo fue más temprano que por el primero, independientemente del tipo de nacimiento.

    Podría ser que cada maternidad aumentara el nº de receptores, y este número se mantuviera ya elevado. Al fin y al cabo cada hijo supone un esfuerzo extra y esto garantizaría el interés de la madre por cada uno de sus hijos, a pesar del esfuerzo que conlleva.

    En fin, que se me va la cabeza con todo esto…….. me encanta este tema……

    un abrazo muy fuerte

  3. Author
    Irene 21 Junio 2010

    Me acabo de dar cuenta de que he bailado todas las siglas del receptor, ahora lo corrijo, gracias María xD.

    Creo que la expresión del receptor depende sobre todo de un tema hormonal, María, porque el número de receptores va aumentando conforme avanza el embarazo (eso en el útero). Pero claro, las hormonas están reguladas por el eje HHA que a su vez está regulado por el cortisol, por ejemplo. Lo que creo María, es que en los segundos partos y embarazos hay menos cortisol :). Además creo que la oxitocina promueve la formación de conexiones neuronales especiales, seguramente con retroalimentación positiva. Lo que es bueno para la supervivencia siempre se fomenta.

  4. Author
    Irene 21 Junio 2010

    Ile, a mí lo que me ha resultado más optimista es que se pueda intuir que lo que se hereda es la capacidad de ser buena gente, sin más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*