La influencia de la crianza en el desarrollo cognitivo

gemelos

Un estudio reciente publicado en la edición de enero de Psychological Science ahonda en la influencia que la crianza tiene sobre el desarrollo de los niños. Según este estudio los niños de clases sociales más bajas tendrían menores capacidades cognitivas ya a la edad de dos años.

El estudio, que se realizó en la Universidad de Texas en Austin comprobaba el desarrollo cognitivo de 750 pares de gemelos que, suponemos, habían sido separados al nacer y pertenecían a estratos sociales diferentes. Los estudios con pares de gemelos se utilizan habitualmente para tratar de determinar la influencia de los genes o el entorno sobre diversos factores de la salud humana. Según este estudio las capacidades cognitivas a los 10 meses eran similares en todos los niños, pero estas capacidades disminuían considerablemente en aquellos niños que pertenecían a sectores más desfavorecidos de la sociedad cuando alcanzaban la edad de dos años.

La influencia de la crianza sobre el comportamiento, la personalidad, la salud física o incluso la inteligencia de los seres humanos suele ser un tema espinoso ya que a nadie le gusta que le digan que sus niños podrían haber sido más listos o tener menos problemas si hubieran sido criados de otra forma. Sin embargo cada vez más estudios demuestran que un estilo de crianza que permita mayor implicación de los padres (ambos) y que se asemeje más al estilo de crianza que practicaban nuestros ancestros permite a los niños desarrollar mejor todo su pontencial genético. Los genes determinan en gran medida cosas como el carácter, las capacidades cognitivas y las habilidades psicosociales, pero están enormemente influídos por el ambiente.

Hay que recordar que criar no es lo mismo que educar y este estudio viene a redundar en el hecho de que los dos o tres primeros años de vida son claves en la vida futura del niño.

Aunque hay que tomar estos estudios con cautela (y yo no he visto el estudio completo puesto que no es de acceso público) sí que hay que tener en cuenta que durante los tres primeros años de vida las conexiones neuronales de tu hijo se están literalmente formando, que los seres humanos venimos al mundo con un simple sistema operativo que hay que completar con numerosas aplicaciones, por hacer un símil tecnológico y que, de lo que hagamos durante esos primeros años depende en gran medida el futuro de nuestros hijos.

Partos fisiológicos, lactancias maternas, contacto físico piel con piel, porteo, colecho…las actitudes que los primeros seres humanos adoptaron allá por el paleolítico permitieron que la especie progresara hasta lo que es hoy. Existe una tendencia a minimizar el impacto que un montón de situaciones, a veces imposibles de evitar, tendrán en la salud física y mental de nuestros hijos, pero de nuevo se demuestra que la salud primal es importante, que todo tiene un precio. Y lo importante es saberlo, para poder compensar.

Foto | cheekycrows3

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*