Inocentes

inocentes

Cuenta la historia que Herodes, al enterarse de que había nacido Jesús – rey de los judíos – entró en pánico, y ante la imposibilidad de saber con exactitud quién era ese niño que amenazaba su reinado decidió asesinar a todos los menores de dos años que vivían en sus tierras.

Para cualquier tirano encontrar a un adversario que amenaza tu puesto, que lo hace usando términos como “amor” y que encima no sabes muy bien dónde se esconde ha de ser una pesadilla. Hoy en el día de los Inocentes me gustaría recordar varias cosas que nuestra sociedad parece haber olvidado – es tremendo lo que hace la memoria selectiva.

Los niños humanos no nacen como un libro en blanco, como no lo hace ningún animal. La carga genética es importante y está ahí, pero sin una influencia del medio exterior puede haber montones de genes que no lleguen a expresarse. Para poner un ejemplo gráfico y bastante bobo si un niño del Cuerno de África posee un gen que le hace estar predispuesto a tener sobrepeso pero no come jamás llegará a ser obeso (aclaro que esto es una simplificación, a modo de ilustración).

Los niños humanos no nacen como un libro en blanco puesto que todos los seres vivos necesitan un sistema operativo, aunque sea muy rudimentario, incluso antes de su nacimiento. Pero los encargados de cargar el software somos los adultos. Y depende de nosotros el resultado final.

El bebé es un mamífero. Un mamífero social y gregario, cuyo sistema operativo le proporciona los recursos suficientes para transformarse en un adulto mamífero social y gregario. Los bebés son altruistas, no sufren complejo de culpa, están preparados para vincularse con sus semejantes, tienen todo lo necesario para ser amables, simpáticos, agradables, generosos, empáticos…humanos. Y con ganas de vivir.

En mayor o menor medida y exceptuando casos patológicos, la ciencia demuestra que ésta es la naturaleza humana, la que se produce en la primera infancia, cuando lo que manda es el sistema operativo que garantiza la supervivencia.

Cuando un bebé llora expresa una necesidad. Expresa una necesidad cuando sonríe y también expresa una necesidad cuando pega, muerde o chilla. La necesidad de hacerse entender, de ser admitido en la tribu que asegurará su vida, de vincularse.

Rodeados de libros de pedagogía negra, esos que hablan de los niños tiranos, asediados por supernannys y estiviles que hacen su agosto a costa de inculcarnos el miedo a nuestros propios hijos y consiguen convertirnos en pequeños herodes que, presas del pánico no saben muy bien dónde está la amenaza, es preciso recordar que si la naturaleza humana hubiera sido violenta, agresiva, egoísta y cruel, los tres primeros seres humanos se habrían matado entre ellos antes de la adolescencia.

Tu niño es bueno, generoso, agradecido y además te quiere. Su única debilidad es que, de momento, te necesita más que tú a él. De momento.

Tu niño es Inocente, aunque desde que nació no puedas pegar ojo.

Tu niños es Inocdente. Que se convierta en otra cosa depende mucho de ti. Tú eres el adulto, tú eres el ejemplo, tú eres responsable.

Foto | MGD Photography

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*