Hipogalactia: ¿Qué hago si tengo poca cantidad de leche para mi bebé?

Hipogalatica, madres con poca cantidad de leche durante el periodo de lactancia

 

Es muy frecuente que la mujer que da el pecho tenga miedo a no ofrecerle la suficiente cantidad de leche a su bebé si ha elegido darle lactancia materna. Las dudas, las inseguridades y muchas veces, la presión por parte de familia y amigos hace que se plantee si la cantidad de leche que produce es suficiente para el crecimiento de su hijo.

Si bien es cierto que la lactancia materna a demanda suele adaptarse a las necesidades alimentarias del bebé, en ocasiones, la escasa producción de leche es una realidad y puede hacer más dificultosa una lactancia satisfactoria.

Llamamos hipogalactia a la producción de leche materna por debajo de las necesidades nutricionales  que pueda tener el bebé.

¿Qué puede provocar la hipogalactia?

La escasa producción de leche puede tener una causa temporal o transitoria o puede deberse a algún problema  crónico, generalmente enfermedades que sufre la madre que generan esta disminución en la producción láctea.

  • Las causas más frecuentes relacionadas con la escasa cantidad de leche producida por la mamá que da el pecho se debe a un mal manejo de la lactancia materna: las tomas controladas por horarios rígidos, y no a demanda, una mala técnica de succión o una mala postura suelen tener que ver con muchos problemas de hipogalactia.
  • La diabetes mellitus , problemas relacionados con el tiroides , el Síndrome de Ovarios Poliquísticos tienen también como consecuencia en muchas ocasiones una producción de leche más escasa de lo habitual.
  • Las intervenciones quirúrgicas en las mamas también pueden dañar ciertos tejidos de los que están implicados en la formación y secreción de la leche durante la lactancia. Estas intervenciones suponen un trauma físico que agrede a la glándula y a los nervios que intervienen activamente en la lactancia.
  • La obesidad mórbida también puede tener relación con la hipogalactia.
  • Algunos medicamentos también tienen como efecto secundario la inhibición de la producción natural de leche materna.

¿Cómo saber si la producción de leche no es la suficiente?

La lactancia materna ofrece más dudas que la alimentación por biberón al no poder ver la totalidad de leche que ingiere el bebé por toma. Una forma de saber si tu bebé toma  suficiente leche es observar cómo evoluciona el peso. Hay que tener en cuenta que el recién nacido pierde algo de peso tras nacer, recuperándolo en torno a las 2 semanas de vida. Observa si pasado este tiempo tu bebé empieza a ganar peso. Tu pediatra lo irá valorando en base a unas tablas de crecimiento que marcan los límites respecto al peso de cada niño y su tiempo de vida.

Observa también las veces que cambias el pañal a tu bebé.  No hay nada estrictamente matemático pero lo normal es que orine más de 6 veces en 24 horas. Si la orina es de color amarillo  muy oscuro también puede ser signo de que ingiere poca cantidad de líquido.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*