España no reconoce las especialidades pediátricas

pediatra

Un rasgo más de que la sociedad aún considera a los niños como ciudadanos de segunda es el hecho de que las especialidades pediátricas no estén reconocidas en nuestro país. Como si fuera lo mismo tratar una alergia que un problema cardíaco siendo como son niños, los especialistas pediátricos han visto como, después de 40 años de ejercicio de la profesión, España les niega el reconocimiento oficial de su actividad. ¿El motivo? Un supuesto incremento en los costes, por supuesto.

Según la AEP esto dificulta la incorporación de profesionales a los hospitales españoles, produciendo una disminución de la calidad de la asistencia sanitaria en niños. Es obvio, no es lo mismo una alergia que un problema cardíaco. España es, según la AEP el único país europeo que no reconoce las especialidades pediátricas a nivel oficial, demostrando una vez más un caracter adultocéntrico propio de los paises patriarcales. Según la AEP el argumento de los costes no es más que una simple excusa, ya que la experiencia en otros países como el Reino Unido ha demostrado que la realidad es que con las especialidades pediátricas regladas el coste sanitario se reduce, ya que el acceso al especialista es más rápido y el tratamiento es además más eficaz. De cajón.

El cambio de mentalidad que tiene que suceder en nuestro país no se reduce, como véis, al ámbito de los partos y de las lactancias. El alterismo, esa filosofía tan española que nos convierte en un país polarizado (alter es otros, los hombres blancos y los otros, generalmente, incluyendo en “los otros” a mujeres, niños, homosexuales y personas de otra raza en general) es estructural en este país y recorre todos los estamentos, desde las casas hasta los hospitales.

Según la AEP el reconocimiento oficial de las especialidades pediátricas, que además como ellos indican serviría para reducir costes, no es más que un asunto de índole política.

Afortunadamente siempre existe gente con ganas de cambiar el paradigma y en este caso, como en tantos otros, tenemos que darles las gracias a los pediatras. Al fin y al cabo ellos cuidan de nuestros hijos y tienen bien claro que nuestros hijos son el futuro.

Foto | EraPhernalia

0
1

1 Comentario

  1. Ana M. 5 noviembre 2011

    Una humilde aportación: yo creía que sí que había ciertas especialidades, aunque no estén reconocidas con un título, no?
    Me refiero por ejemplo a neonatología, urgencias pediátricas o cardiología infantil –> de esto creo que se ocupan los cardiólogos de adultos que se subespecializan en niños, aunque creo que sería más lógico al revés, no? Pediatras que se especializasen en la patología cardíaca pediátrica.
    No sé, eso, que no sé del todo bien cómo está el tema. (ya me vale, no saberlo yo, con lo que me debería interesar el tema, no?:O)
    Un besito!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*