¡Es la hora del baño! Consejos para disfrutar bañando a tu bebé

Consejos para disfrutar bañando a tu bebé

Desde el primer día que pasas con tu bebé en casa te asaltarán infinidad de preguntas acerca de su cuidado. Una de estas preguntas seguro que hace referencia al momento del baño. Los recién nacidos son tan frágiles que a veces cuesta cogerles y moverles.  No pierdas la calma y ten paciencia. Será cuestión de días que tú y tu bebé os hagáis el uno al otro y disfrutéis de la maravillosa experiencia que supone el momento del baño.  Acabarás haciéndote toda una experta  en la materia. Respondamos a tus preguntas:

¿Cuándo podré darle el primer baño?

Realmente se puede bañar al bebé una vez que es capaz de regular bien su temperatura corporal,  pero lo ideal es esperar a que se le caiga el cordón umbilical si queremos sumergirle en agua para favorecer su cicatrización. En cualquier caso, hasta que la zona del ombligo esté bien cicatrizada pon mucho énfasis en que quede bien seca con una gasa de algodón y no le mantengas mucho rato en el agua.

¿Cuál es la mejor hora del baño?

Casi todos los padres deciden bañar a su bebé por la tarde-noche, antes de irse a dormir porque así el bebé se relaja y concilia mejor el sueño. No obstante, este horario es opcional y dependerá también de la disponibilidad de los padres así como del temperamento de tu hijo. Si observas que tu hijo se despeja tras el baño, no es lo más frecuente pero puede ocurrir,  tendrás que optar por bañarle por las mañanas.

Lo que sí es muy aconsejable es que le deis el baño cuando no esté hambriento ya que eso les puede hacer estar más irritables y lloren más en vez de disfrutar.

¿Con qué frecuencia debo bañarle?

No hay nada establecido en cuanto a horarios. No es necesario bañarles a diario. Hay quienes les baña en días alternos sobre todo si no es verano y el bebé no ha estado sudando. Los días que no le bañes puedes pasarle una toallita húmeda por la cara, el cuello y los pliegues corporales.

 ¿Qué productos debo usar?

No es necesario usar siempre productos de limpieza, pero cuando los uses procura que sean específicos para la piel del bebé y sin perfume ya que ésta es muy delicada. Usa una pequeña cantidad ya que con esto será suficiente y enjuágale bien después con abundante agua para que no se irrite la piel si quedan restos.

¿Cómo debe ser el baño? Te lo explicamos paso a paso:

1)  Prepara todo lo que creas que puedes necesitar con antelación para que no te pille desprevenida si estás sola.

2) Prepara el baño. El agua debe tener una temperatura de entre 35 y 36 grados y la ambiental en torno a los 24-26 grados.

3) Toma a tu bebé con la mano izquierda por el hombro izquierdo del bebé, cogiéndolo por detrás de la espalda. Así sujetarás su cabeza con tu antebrazo de una forma segura.

4) Sumérgele en el agua despacio. No lo hagas con excesiva rapidez porque podría irritarse.

5) Comienza a bañarle por la cabeza y continúa con el resto del cuerpo. Sumérgele dejando siempre fuera su cabeza y cuello.

6) Sácale y envuélvele en la toalla o albornoz y sécale bien, haciendo hincapié en los pliegues del cuello, la axila, las ingles…Es mejor hacerlo con pequeños toques, no friccionando con fuerza.

Ahora que ya sabes todo esto notarás cómo disminuye la ansiedad de los primeros días e irás sustituyendo la  inseguridad del momento por el disfrute. Procura hacerlo las primeras veces acompañado de tu pareja, familiar o amigo que te pueda hacer de soporte pero verás como con el tiempo lo harás sola sin problemas.

Recuerda que lo más importante es tomarte tu tiempo, tener todo preparado y nunca, bajo ningún concepto, dejar a tu bebé a solas. Así que ya sabes, ¡a disfrutar!

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>