El tamaño importa

Una de las principales preocupaciones de mamás y pediatras con respecto a los niños es la ganancia de peso y altura durante los primeros años, curiosamente sobre todo incidiendo en el peso más que en la talla. “No coge peso“, “está bajo de peso” o “no está en el percentil” son algunas de las frases más comunes entre las mamás recientes, muchas veces motivo de un estrés innecesario y en un buen número de casos responsables del fracaso de muchas lactancias.

Cuando una tiene un bebé pequeño lo primero de todo es actuar con sentido común. Por mucho que una quiera nuestro bebé que pesó tres kilitos al nacer y perdió 300 gramos la primera semana no puede estar igual de gordo que el de la vecina, que como era el cuarto y la mamá tenía diabetes gestacional peso cuatro kilos y medio y no perdió nada a pesar de que el pobre tuvo sus hipoglucemias.

El peso del que se parte es importante, no sólo el peso con el que nuestro bebé nació, sino el peso mínimo que alcanzó después del parto. Todos los bebés pierden peso al nacer debido a que tras el nacimiento se produce una pérdida de líquidos sobrantes, todos los bebés nacen con cierto grado de edema.

Los niños suelen ser más grandes que las niñas. Los primogénitos suelen ser más pequeños. Si tú eres bajita y delgada es muy posible que tu hijo también lo sea.

Hay que tener cuidado con las tablas de crecimiento. Que un bebé no esté en el percentil 50 no significa nada. Un bebé que está y se mantiene en el percentil 3 no tiene porqué estar enfermo o tener algún problema, el 3% de los niños sanos estarán más delgados que él.

who-anthroAdemás, hay que tener en cuenta el tipo de alimentación. Recientemente se han publicado las nuevas tablas para el control del desarrollo físico infantil de la Organización Mundial de la Salud. Las tablas son importantes no sólo porque están muy bien hechas y han de servir de referencia mundial sino sobre todo porque en estas nuevas tablas sólo se han incluído los niños cuya alimentación se ajusta a las recomendaciones de la OMS:

- Lactancia materna exclusiva hasta los seis meses.
- Lactancia materna como base de la alimentación hasta mínimo el año.
- Complementada con otros alimentos hasta mínimo los dos años.
- Y si se quiere lactancia materna como aperitivo, postre o tentempié hasta que la mamá y el niño quieran pasados esos primeros dos años.

Esto es importante porque los niños de pecho crecen de forma distinta a como lo hacen los niños que toman lactancia mixta o lactancia artificial, y si estás amamantando, asegúrate de que tu pediatra conozca estos nuevos datos antes de mandarte suplementos de leche artificial para tu bebé “delgado”. A lo mejor no está delgado, a lo mejor es que el de la vecina que toma biberón está demasiado gordo. Ya se sabe que la leche artificial está asociada a mayores tasas de obesidad infantil y adulta.

Más información |
Puedes encontrar las tablas y más información en World Health Organization.
Donde puedes encontrar además un software sencillito que te permite comprobar por tí misma el estado de tu bebé cualquier día del año.

0
3

3 Comentarios

  1. yolanda 25 mayo 2010

    Lo primero es decir que estoy totalmente a favor de la lactancia materna. Y dicho esto quisiera decirles que su articulo me parece un poco discriminatorio y falto de tacto.
    “Las tablas son importantes… están muy bien hechas… sólo se han incluído los niños cuya alimentación se ajusta a las recomendaciones de la OMS” me parecen unas frases fuera de lugar tambien por parte de la OMS. No piensan que hay mujeres que a lo mejor por diversos motivos no han podido darle el pecho a sus hijos y se sienten culpables por ello. Y no por eso han sido peores madres. Pero con estos comentarios lo unico que consiguen es que se mortifiquen mas. Como ya he dicho estoy a favor de que se fomente la lactancia materna pero no por eso hay que discriminar a las madres que le dan leche artificial a sus hijos y excluirlas de unas tablas con las cuales al principio dicen que no hay que obsesionarse pero que resulta que las nuevas son las mejores.
    Un poquito de seriedad y si se trata el tema de forma general que sea para todo y no solo para algunas cosas.

  2. Author
    Irene Garcia 25 mayo 2010

    ¿Discriminatorias? No, a ver que te explico el fundamento de porqué las tablas se tenían que hacer así y no son para nada discriminatorias. Resulta que antes no existían tablas unificadas, las tablas que usaba cada país se realizaban en cada país. El resultado era que en los países desarrollados el percentil 50 era mucho mayor que el percentil 50 de los países pobres o en desarrollo. ¿Por qué? Porque al incluir niños alimentados con leche artificial se comete un sesgo socioeconómico: los países industrializados tienden a sobrealimentar a los niños aún cuando son lactantes, los países pobres o en desarrollo tienden a subalimentarlos. En el caso de países muy pobres o estratos sociales muy pobres las mujeres incluso diluyen la leche para que les cunda más. Escogiendo niños de pecho se evita este sesgo, entre otras cosas, porque los niños de pecho se autorregulan. Y evitando este sesgo se impide que la sobre o subalimentación de los bebés se perpetúe, lo que evidentemente va en beneficio de la salud de nuestros hijos. A parte de todo eso las tablas están muy bien hechas porque incluyeron muchos niños, bastante controlados y la estadística es muy robusta.

    En cuanto a la culpa…te dejo un artículo, está en inglés y es americano, pero se puede extrapolar perfectamente a lo que sucede aquí.

    http://www.huffingtonpost.com/melissa-bartick/ipeaceful-revolutioni-mot_b_536659.html

    Espero los argumentos te hayan parecido suficientemente serios.

    Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>