El biberón también se da a demanda

biberon

Uno de los argumentos de aquellos que no defienden la lactancia materna, por la causa que sea, es que la teta no tiene horarios y por tanto la dependencia del bebé hacia la madre es constante, no se favorecen las rutinas – sí, gente como Estivil defiende que se establezcan rutinas en la alimentación de los bebés de pecho para no crear malos hábitos de sueño – y por tanto el biberón es más cómodo y eficaz.

Desde hace tiempo los pediatras vienen advirtiendo de la conveniencia de alimentar a demanda también a los bebés de biberón. La alimentación a demanda favorece la autorregulación y está implicada en asuntos como la obesidad o las enfermedades ligadas a ella en adultos (diabetes, hígado graso…) una plaga en la sociedad occidental. Carlos González asegura en su Mi niño no me come que los biberones deberían ser opacos, para que la madre no supiera cuánto ha comido el niño y que por supuesto las medidas que se recomiendan según peso o edad son estimativas y que los niños comen lo que quieren y cuando quieren.

Hay que tener claro que establecer un horario de comidas en bebés muy pequeños influye en el metabolismo, ya que existen hormonas que controlan los ciclos ingesta/ayuno y que los bebés vienen del útero materno alimentándose de forma continua. El paso de una alimentación en continuo a una alimentación a intervalos debe ser crítico, a tenor de los últimos estudios y por ello debe ser controlado por el propio bebé. Eso exactamente es lo que implica “alimentar a demanda”, que es el propio bebé quién regula mediante sus hormonas y sus sistemas de adaptación al estrés los mecanismos que controlan los ciclos ingesta/ayuno. Y parece ser que es bastante importante dejar que lo hagan.

Un estudio, publicado en Eutopean Journal of Public Health muestra una relación entre las rutinas de alimentación de los bebés, tanto de pecho como de biberón, con el rendimiento académico posterior. Que por supuesto (y lo digo ahí, toda sobrada) era mayor en los niños que se alimentaban a demanda.

El estudio indica que de momento no puede establecerse una relación causal entre la alimentación con horarios y peores rendimientos académicos, pero…como siempre digo alejarse de la naturaleza tiene sus coste, las jirafas no tienen reloj y el eje HHA es el centro del universo en cuestión de control. Según los investigadores este hecho podría deberse precisamente a que las madres que establecen o intentan establecer horarios para las comidas son más jóvenes y pertenecen a estratos socioeconómicos más bajos y con menores niveles de estudios – lo que está directamente relacionado con el rendimiento escolar y el cociente intelectual de los hijos. Pero…

Podéis leer más información sobre el asunto aquí.

Enfoco el post al biberón porque espero que una de las cosas que ya esté absolutamente normalizada es que la teta se da a demanda. Al menos para mí fue imposible marcar un horario, mis hijas y mis tetas tomaron el control del asunto. Y tal feliz.

Foto | Lars Plougmann

0
3

3 Comentarios

  1. maria 10 mayo 2013

    Hola,yo le doy a mi niña cuando ella pide,pese a que la enfermera de pediatría me diji “cuando son pequeños cada 3 horas,ya sea de día o de noche”,es pequeñita aún tiene 9 días,ya he pasado la “subida” de la leche y entonces tuve que extraerme leche porque sino sentía mucho dolor,ahora esta más controlado pero si la niña come sólo de un pecho cada vez, cuando le toca a uno de ellos lo tengo a punto de explotar y no se muy bien que hacer porque se supone que cuanto más chupan más leche tenemos no? Y si pasa tantas horas(de 6 a 8 horas) sin tomar de una teta disminuirá la producción de leche?,estoy un poco obsesionada con eso porque con mi otro hijo abandone la lactancia en el quinto mes por falta de apoyos a mi alrededor, que si no le alimentaba bastante,que si no era suficiente…y bueno,quiero hacerlo bien,me podéis ayudar? Gracias!!

  2. Caro 20 septiembre 2013

    Maria, te cuento… con mi hija no tuve horarios aunque los apuntaba porque segun era cada 3 hrs decía el pediatra, y entonces yo no sabía nada de lactancia más que mi instinto… bendita mi desorganización que me hizo perder el interés en anotar horarios y le empecé a dar cada que pedía. Los primeros meses así le dí, primero un lado, a la siguiente el otro… Cuando más grande de los dos, y siempre por largo rato, porque la leche de último es la mejor, y si notaba que tardaba menos, a la siguiente toma la volvía a pegar del mismo lado, como para que terminara lo que dejo, y a la que sigue jaja… Así le hice y así duramos 2 años y 4 meses más o menos…

    Si buscas apoyo, te recomiendo ubiques en la pagina de la liga de la leche a alguna asesora que te quede cerca, ayudan de manera gratuita y sin prejuicios, de verdad las recomiendo mucho. Suerte!

  3. Liliana 22 febrero 2015

    gran post y muy útil, yo la verdad es que se lo di a demanda del mismo bebe siempre leche sola, con los cereales tuvimos que tener mas control por el peligro del sobrepeso.
    cada mami es la que mejor conoce a su bebe.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*