Durmiendo felices: taller de sueño infantil

Taller de Sueño infantil

– Quiero dormir como un bebé
– ¿Despertándote cada tres horas llorando?

Un chiste muy tonto que ilustra una creencia falsa fruto de la cual se cometen las más absolutas tonterías. Los bebés no duermen “como bebés”. O sea, sí, porque duermen con la conciencia tranquila – cosa que más de un adulto no puede decir – pero no duermen “bien”, en el sentido de bien que le damos los adultos a una buena noche.

Los bebés se despiertan de noche, muchas veces. La realidad es que esto, que puede resultar incómodo y a veces incluso alarmante si es que eres de los que crees que tu hijo debe dormir del tirón, no es más que un mecanismo de protección que ha superado millones de años de selección natural. Los bebés se despiertan de noche por varios motivos: evitar las bajadas de glucosa – es lo que tiene tener un estómago pequeño – evitar estados de sueño muy profundo – es lo que tiene tener un sistema neurológico inmaduro – y favorecer la lactancia – es lo que tiene que la prolactina, la hormona que regula la producción de leche alcance picos más altos en medio de la noche.

Los bebés se despiertan y maman. Y si no maman, lloran. El sueño es un proceso fisiológico que, como todos, evoluciona y tampoco los adultos jóvenes duermen igual que los ancianos. Alcanzar un tipo de sueño “adulto” cuesta varios años, algo que hay que tener muy presente, por lo menos para no angustiarnos. Intentar que un bebé de pocos meses se adapte a los horarios adultos es una tarea casi imposible y probablemente perjudicial.

El problema es que los adultos, cuando nos convertimos en padres, tenemos que seguir manteniendo horarios de adulto. Y a veces crees morir en el intento.

Para ayudar a todos los nuevos papis, para quitarles miedos y también para dar algunos consejos o técnicas que ayuden a todos a conciliar el sueño sin violentar la naturaleza de ninguno se va a celebrar estos días el Taller Durmiendo Felices. La única pega es que es en Málaga, pero aún estáis a tiempo de apuntaros. Y sobre todo de aprovechar cualquier recurso que permita que la m(p)aternidad sea una experiencia no sólo más fácil, sino también mucho más feliz. Porque los hijos se traen al mundo para eso, para ser felices.

0
1

1 Comentario

  1. Jasmin 12 septiembre 2012

    Hola Irene. ¡¡ Muchisimas gracias por escribir un artículo tan bonito sobre el taller Durmiendo felices .Estamos muy contentos con la aceptación que está teniendo. Un fuerte abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*