Dermatitis atópica II

338937124_c6dfbcf7bb
Como hemos dicho la dermatitis atópica es una enfermedad benigna pero muy molesta, que genera mucha inquietud en los padres, ya que, al ser crónica no desaparece a pesar de los tratamientos.

Si tu niño es atópico es buena idea mantener la lactancia materna todo el tiempo posible, evitando la introducción de alimentos alergénicos, como la leche de vaca, las leches maternizadas, el huevo o el pescado, demasiado pronto. Ten especial cuidado con las mascotas y con las alfombras y vigila bien los detergentes. A veces es buena idea cambiar de marca.

Utiliza preferentemente ropa de algodón 100% y evita todo lo posible la lana. La sudoración excesiva produce picor, el picor produce rascado y se genera así un círculo vicioso del que es difícil salir: intenta no abrigar demasiado al niño (este consejo vale para todo, no sólo para la dermatitis).

La principal complicación de la dermatitis atópica son las sobreinfecciones por virus, como el herpes, o bacterias, que se producen porque al rascarse la piel se hiere y después se infecta. Es conveniente prestar buena atención a las heridas producidas por las uñas, y por supuesto uñas siempre cortas y bien limpias.

Como consejo práctico de andar por casa se recomienda usar jabones poco agresivos en el baño del niño, el jabón de lagarto de toda la vida viene bien, pero también jabones de avena que disminuyen la sensación de picor. Usa muy poco jabón y acláralo bien. Utiliza preferentemente la ducha antes que el baño y si esto no es posible, porque el niño es muy pequeño, que el baño sea corto, con el agua no demasiado caliente (tampoco fría).

Al salir del baño, no lo seques demasiado, sin frotar y con la piel húmeda, aplícale un aceite o vaselina líquida, de forma que el agua quede retenida y mejore la hidratación. Un buen aceite es el de almendras ya que no tiene minerales. Para las zonas más irritadas el pediatra te recetará una crema con corticoides. Ten cuidado con el resto de las cremas, algunas que llevan propilenglicol, urea o ácido láctico pueden ser irritantes para un niño atópico.

Otro consejo de esos que valen para casi todo: usa un humidificador en invierno, la sequedad ambiental exacerba los brotes.

Y el último: ya que la dermatitis atópica se empeora con el estrés psicológico, haz todo lo que puedas para evitárselo. Tal vez creas que los bebés o los niños pequeños no tienen estrés, pero no es así. Estáte atenta/o y bésale mucho. Mejorará.

Más información | ADEA
Foto | Michael (mx5tx)

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*