Cortisol y desarrollo neuronal

Hoy os traigo un vídeo que se está compartiendo estos días en mi muro en FB y en mi TL de Twitter sobre la influencia del cortisol en el desarrollo neuronal de los niños.

El cortisol es una hormona que se secreta cuando el organismo sufre estrés y que influye en muchos de los sistemas del cuerpo, desde el metabolismo de la glucosa hasta el cerebro. Funciona mediante un mecanismo de retroalimentación positiva, es decir, cuanto más cortisol hay más cortisol se produce, en un bucle infinito que sólo se frena si se elimina la causa del estrés o cuando el cerebro, agotado, se inunda de endorfinas, que aletargan al individuo estresado para disminuir drásticamente toda la actividad.

Existen muchos estudios que han detectado altas dosis de cortisol en la sangre, en las lágrimas o en la saliva de las personas estresadas, incluyendo los niños que lloran. En las Unidades de Neonatología buenas las tasas de cortisol intentan minimizarse siempre, para evitar posibles secuelas.

Un niño que llora tiene concentraciones de cortisol altas, medibles. Y ahora, con las modernas técnicas de neuroimagen se puede comprobar cual es el efecto en su cerebro, a largo plazo.

El desapego, la falta de contacto corporal, la negligencia afectiva son motivos de estrés en bebés y niños pequeños (y también en adultos, el cerebro procesa la soledad como un auténtico dolor físico) y a edades tempranas producen cambios en las funciones cerebrales que pueden afectar al desarrollo del niño.

Es inevitable que un niño se estrese. Los niños lloran por hambre, por sed, por calor, porque se les mojó el pañal o se aburren…pero como dice la ciencia, un apego seguro minimiza los efectos del cortisol en el cerebro de nuestros hijos. Y un apego seguro se consigue muy fácilmente: presencia, mimos, besos y atención. Así de simple.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*