Como la bandera de Japón

pañal

Los culetes rojos…el eterno problema.

Dicen que los pañales desechables han mejorado bastante los problemas de dermatitis en la zona del culete, aunque también los hay que sostienen lo contrario. La dermatitis del pañal es una irritación o erupción que afecta justo al área del pañal: genitales, parte baja del abdómen, nalgas y parte superior de los muslos. Es un problema muy frecuente en los niños, sobre todo en el primer año de vida, pero que se puede alargar mientras lleven el pañal.

Se produce debido a la humedad y al roce y porque algunos niños tienen la piel más sensible que otros. La humedad contínua y el roce producen que la piel literalmente macere, se altera la barrera cutánea y al final aparecen sobreinfecciones por bacterias u hongos. Así que lo más importante es prevenirla.

Lo mejor para prevenir o curar la dermatitis del pañal es…quitar el pañal. Aunque, claro, esto es impracticable muchas veces y tampoco es cuestión de que nos obsesionemos con el control de esfínteres antes de tiempo, más que nada porque no vale para nada. Eso sí, si tu niño tiene el culete escocido procura que lo lleve al aire todo el tiempo posible.

Mientras no quede más remedio que ir con pañales lo más aconsejable es que se lo cambies muy frecuentemente. El contacto con las heces modifica el pH de la piel, alcalinizándola (la piel tiene pH ácido) y facilitando la aparición de diversas bacterias – la piel tiene sus propias bacterias que están acostumbradas a los pHs ácidos y sirven para evitar la aparición de otros bichos, cuando la acidez se modifica estas bacterias mueren y su lugar es ocupado por otras bacterias u hongos que generan infecciones.

Los detergentes agresivos, el contacto durante largo rato con las heces y la orina y el calorcillo que se alcanza en la zona favorecen la irritación. Procura lavar la zona con jabones neutros, poco agresivos o incluso sólo con agua. Si usas toallitas desechables has de saber que contienen jabones y otras sustancias que pueden no venirle bien. Puedes usar mejor una esponja empapada en agua, pero si te parece demasiado engorroso, o estas fuera de casa, un buen truco es mojar la propia toallita con agua y escurrirla bien, para que tenga menos jabón. Después sécale bien, bien. Puedes usar una crema como la pasta Lassar para aislar la piel de la humedad.

La alimentación también tiene su contribución al asunto. Se ha demostrado que los bebés que toman leche materna tienen un pH fecal menor, sus cacas son más ácidas y por tanto la dermatitis del pañal, al contrario de lo que se pueda pensar en un principio, es menos común.

La dermatitis es más común durante una gastroenteritis, con cacas líquidas o muy blandas. Hay quien dice que es cosa de los dientes y hay quien dice que no, aunque las madres generalmente asociamos los culetes irritados con la salida de alguna nueva pieza dental.

El principal problema de la dermatitis del pañal, además de lo molestos que pueden llegar a estar los pobres, es que aparezcan infecciones asociadas, por bacterias o por hongos. Si crees que estáis en este punto o no, mejor consulta con tu médico. Tal vez tengan que recetarte alguna pomada especial.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*